“Yo dije, hasta aquí se acabó el corrido”, señaló el presidente municipal, de Villa Sola de Vega, Esaú Núñez Calvo, a quien un grupo de pobladores colocó la soga al cuello con el fin de ahorcarlo por no realizar una obra en la recicladora de basura.

“Hoy en la mañana acudí a dialogar con estas personas que realizaban un bloqueo, había como 50 ciudadanos, de esos cinco, uno me puso la soga al cuello y sí, metí la mano antes de que corriera la soga para evitar algún daño; yo dije: hasta aquí se acabó el corrido, pero por fortuna hubo un amigo que intervino a favor mío”, refirió.

En entrevista radial, Esaú, joven y de complexión robusta, agregó: “Yo mantuve la calma y los escuché y aquí estamos a la espera que lleguen funcionarios de la Secretaría de Gobierno”, dijo, sin especificar si se encuentra retenido o no.

El munícipe desmintió que no haya realizado obras en la comunidad y acusó a sus detractores de ser un grupo minoritario “que quieren dejar en mal, mi imagen”.

También se justificó que no hay dinero para iniciar una obra en donde se encuentra la recicladora y que ésta podría realizarse hasta que fluya el presupuesto del gobierno estatal, “lo cual podría ser al finalizar febrero o a mediados de marzo”.

La mañana de este miércoles, Núñez Calvo vivió momentos de angustia cuando al enfrentar a un grupo de pobladores, uno de ellos le colocó una cuerda en el cuello, mientras que otro decía: “Echa el mecate arriba ya; dijimos que no con lágrimas”.

“El gobierno no te puso, te puso el pueblo y si el pueblo quiere que te saquen, vámonos”, le espetaron a un Esaú que a lo largo de su administración ha sido cuestionado severamente por el mal manejo de la hacienda pública municipal.

La mañana de este miércoles, el munícipe de filiación panista llegó hasta un bloqueo que un grupo de pobladores realizaba en su contra, por la falta de obra en la comuna y en las agencias. Estos ya habían cerrado la carretera a Puerto Escondido.

Al tratar de convencerlos de que levantaran el bloqueo, éste fue rodeado por hombres y mujeres los cuales le hicieron el reclamo de su irresponsabilidad.

Uno de ellos le colocó una soga al cuello, lo que provocó en el edil angustia, lo que le hizo derramar lágrimas, aceptando que daría respuesta a sus peticiones, según un video difundido en las redes sociales.

No es la primera ocasión que Núñez Calvo vive una circunstancia como ésta.  El pasado 7 de mayo de 2020 fue retenido por pobladores de San José Obrero Paso Ancho por no garantizar el retorno de un grupo de ciudadanos de esa comunidad, los cuales fueron desplazados hace tres años de sus comunidades, tras un conflicto con pobladores de San Vicente Coatlán.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta