La Asociación de Bancos de México (ABM) aseguró que han tenido una respuesta favorable por parte de sus clientes que accedieron a alguno de los programas de diferimiento de mensualidades o de reestructura de crédito, esto como parte de medidas en apoyo a partir de marzo pasado y durante la crisis económica y sanitaria provocada por el covid-19 en 2020.

“Este es un resultado altamente favorable comparado con el augurio que teníamos en marzo y abril del año pasado y la enorme preocupación que se fue manifestando sobre la calidad de la cartera de la banca. Por fortuna, hasta este momento tenemos una situación muy favorable aun en los créditos de la banca”, aseguró Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

En videoconferencia, el banquero dio a conocer que la medida de diferimientos que consistió en posponer de 2 a 4 meses los pagos de un crédito y estuvo vigente entre marzo y julio tuvo resultados “favorables” que represento 1.1 billones de pesos de la cartera y benefició a 8.6 millones de clientes, es decir, el 22 por ciento del crédito al sector privado.

De este programa de diferimiento de capital e intereses, a diciembre pasado, el 78 por ciento de los clientes se encentraron al corriente de sus pagos, el 15 por ciento se acogieron al programa de reestructuras, el 6 por ciento se encuentran en mora y el 1 por ciento restante está por definirse su situación.

Restructuras de crédito

El siguiente paso que fueron las reestructuras de crédito, impuestas en octubre y que vencen el último día de enero, ha beneficiado a 1.1 millones de clientes, que representan 334 mil millones de pesos, el 7.4 por ciento de la cartera al sector privado.

De acuerdo con datos de los 24 bancos que tienen la mayor proporción de la cartera, el mayor número de clientes que solicitaron las reestructuras fueron los de créditos al consumo, 443 mil 861 clientes por un monto de 27 mil 620 millones de pesos; los de tarjetas de crédito, sumaron 280 mil 513 tarjetahabientes por un total de 14 mil 813 millones de pesos; 311 mil 679 clientes de microcréditos con 5 mil 615 millones de pesos.

Mientras que 64 mil 538 clientes de hipoteca se sumaron a las reestructuras que sumaron un monto de 79 mil 483 millones de pesos; 29 mil 429 pequeñas y medianas empresas también solicitaron el diferimiento, mientras que 2 mil grandes empresas.

Explicó que 48.3 por ciento de las reestructuras que representan 161 mil millones de pesos son provenientes del programa de diferimientos, mientras que el 53 por ciento, lo que representa 173 mil millones de pesos, no habían podido hacer el pago de sus créditos y buscaron una reestructura.

“Esto nos dice con toda claridad que una parte muy importante, la mayor parte de los clientes que se acogieron al diferimiento regresaron a sus planes de pago y que las reestructuras que hemos hecho apoyando nuevamente a nuestros clientes que no solo son a aquellos que difirieron y se les ha otorgado esa liquidez que los va a ayudar a salir adelante”.

El banquero agregó que durante este año continuarán atendiendo la demanda de crédito, buscando la forma de apoyar a los sectores que más necesitan la reactivación y cuidando la calidad de la cartera.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta