CIUDAD DE MÉXICO, 10DICIEMBRE2017.- El cardenal Norberto Rivera Carrera durante su última misa en la catedral metropolitana. Rivera Carrera será relevado por Carlos Aguilar Retes como arzobispo primado de México. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

La Arquidiócesis Primada de México, así como el exvocero Hugo Valdemar, aseguraron que los rumores que reportaban la muerte del arzobispo emérito, Norberto Rivera, son infundados pues lejos de encontrarse peor, su salud se ha mantenido estable y muestra una ligera mejoría

«Es absolutamente falsa la noticia del deceso del señor Cardenal Norberto Rivera Carrera. El día de hoy se ha mantenido estable»- Hugo Valdemar, exvocero de la Arquidiócesis

Por su parte, la Arquidiócesis usó su cuenta de Twitter para desmentir la información que comenzó a circular a través de redes sociales durante la noche del pasado domingo 24 de enero.

La institución católica afirmó que aunque Norberto Rivera se encuentra estable, y ha registrado mejoría, su estado de salud aún es grave, por lo que pidió a los fieles orar por la pronta recuperación del prelado.

«El Arzobispo emérito Norberto Rivera continúa grave; sin embargo, ha reportado mejorías durante la semana. Mantenemos la invitación a orar por su salud y por la de quienes están sufriendo a causa de esta pandemia» – Arquidiócesis Primada de México

El pasado 17 de enero, Rivera fue hospitalizado tras presentar complicaciones por COVID-19, fue a través de los canales oficiales de la Iglesia Católica que Carlos Aguiar Retes, actual Arzobispo informó acerca del estado de salud de su predecesor.

Aguiar aseguró que Rivera se encontraba bien atendido y pidió la oración de los creyentes se dirigiera a rogar por la salud del sacerdote.

Sin embargo, tres días después, Hugo Valdemar, exvocero de la Arquidiócesis durante el periodo en el que Rivera estuvo al frente, acusó que el Arzobispo emérito no recibía apoyo de la institución, la cual se negó a pagar sus gastos hospitalarios.

Según Valdemar, Rivera se encontraba “abandonado” económica y espiritualmente,  mientras padecía sedado e intubado.

El ex vocero dijo que Aguiar Retes advirtió que no costearían los gastos médicos de Rivera, a quien le cobraron 80 mil pesos al ingresar al hospital Mocel.

Ante estas declaraciones, la Arquidiócesis aclaró que atenderse en un hospital particular fue decisión de Rivera, y que los sacerdotes pertenecientes a la institución se atendían en el sector público, por lo que el Arzobispo emérito debería costear sus propios gastos hospitalarios.

 

Esta nota originalmente se publicó en Reporte Índigo

 

Compartir

Dejar respuesta