La Planta de San José Chiapa, Puebla, es la encargada de producir el Audi Q5 para el mundo con la máxima calidad que exigen los estándares alemanes, se exporta a todos los mercados donde la marca tiene presencia, con excepción de China e India; inaugurada el 30 de noviembre de 2017 sobre una superficie de 470 hectáreas, genera aproximadamente 5 mil empleos directos y alrededor de 20 mil indirectos; además es la única planta de esta firma en el continente.

Entre muchos detalles realmente sorprendentes, resalta la coordinación logística de producción de una manera excepcional, donde no se fabrican unidades para alimentar un stock de opciones, sino por el contrario, cada auto producido, es uno que ya cuenta con orden de compra desde algún distribuidor en cualquier parte del mundo, incluso es posible apreciar que sobre la línea de producción desfilan de igual manera autos con destino a mercados diversos que llevan los mandos del conductor del lado derecho del tablero, como Japón o Reino Unido, o del tradicional lado izquierdo para otros mercados.

Desde el nacimiento de Q5 en 2009 hasta 2016, se desplazaron 9,800 unidades a lo largo de siete años, y gracias al resultado y aceptación por parte de los usuarios, los siguientes cuatro años, se comercializaron 9,500.

Audi Q5 2021 ha tenido un facelift discreto con toques estéticos y funcionales que bastaron para refrescar el aspecto, haciéndolo adoptar una imagen más fresca.

Con detalles en facia que modificaron ligeramente sus formas, la hacen 19 milímetros más larga, asunto que le brinda un aspecto más robusto; por otro lado, la parrilla cuenta con acentos verticales cromados en las primeras tres versiones, Dynamic, Select y Elite; dejando para la versión S Q5 una exclusiva parrilla puramente deportiva en negro, con un corte tipo panal que bordea un bisel en cromo a cada línea interna, así como al marco final, donde resaltan el logotipo de la marca al centro, y a un costado de este, la nomenclatura S Q5.

Uno de los cambios funcionales que cabe mencionar de manera especial, es que desde la versión Elite equipa faros matrix LED, elemento fundamental de seguridad por las características de operación de los mismos, donde su objetivo se centra en evitar deslumbrar el vehículo que circule en contraflujo al tiempo que va apagando de manera específica el haz de luz que apunta casualmente de forma directa a dicho vehículo de acuerdo al movimiento de coincidencia entre ambos.

Para continuar con el cuadro lumínico, las luces traseras, ahora con tecnología OLED, fueron denominadas Rear light signatures, y son configurables en tres modos diferentes predefinidos que básicamente presumen un aspecto estético que diferencia a uno del otro por la secuencia de encendido, y un cuarto llamado Driver Select Mode Dynamic, que pasa por los otros tres, presentando un juego de luces más dinámico y divertido. Estas luces no solamente cumplen una función estática, sino también funcional al encender si detectan un vehículo a menos de dos metros de distancia, alertando al conductor de atrás que se encuentra demasiado cerca.

Al interior encontramos iluminación ambiental LED en el tablero y puertas con variedad de colores a elegir mediante las opciones disponibles en la pantalla táctil. Superficies de plásticos blandos en tablero y puertas. En temas de confort, la banca trasera cuenta con tres plazas y un espacio generoso para las piernas; en el lugar central, es posible bajar un descansabrazos con dos portavasos y luces de lectura en los extremos.

Los asientos delanteros tienen un acojinamiento suave para trayectos largos y una ergonomía adecuada, además de ajuste eléctrico con soporte lumbar, techo panorámico, aire acondicionado automático de triple zona.

La calidad de marcha es sumamente confortable, que incluso a pesar de tratarse de un auto europeo, que habitualmente acostumbran suspensiones semi rígidas, en el caso de Q5, el andar es suave y placentero sin llegar a extremos donde pudiera sentirse comprometida la estabilidad gracias a un selector configurable de suavidad de suspensión, de acuerdo a varios modos de manejo por las condiciones del camino; Offroad, Efficiency, Comfort, Auto o Dynamic, además de otro llamado Individual, donde es posible configurar de una manera más específica la suavidad o rigidez de la dirección a partir de tres opciones: Cómoda, Equilibrada o Deportiva; así como la propulsión, también con tres opciones, Eficiente, Equilibrada o Deportiva, de acuerdo a la inmediatez de la respuesta al exigir potencia al pisar el acelerador.

Solamente hay una motorización mildHybrid longitudinal 2.0 L TFSI, 4 cil., 249 hp 273 lb pie, Tracción Quattro, Transmisión S Tronic de 7 cambios, homologado para la norma de control de emisión de contaminantes EURO 6. Esa prestación de hibridación leve, suma alrededor de 12 hp a la potencia total. Presume un rendimiento de 12.8 km/l.

Montado sobre la plataforma MLB Evo, cuenta con múltiples asistencias como Distribución electrónica de frenado (EBD), Asistencia de frenado de emergencia (EBA), Sistema de advertencia de abandono de carril, Asistencia de arranque en pendientes, Sistema electrónico de bloqueo de diferencial, Control de Estabilidad, Control de Tracción, Control de descenso en pendientes, Dirección electroasistida, entre otras. Además de 6 bolsas de aire y frenos delanteros y traseros de discos ventilados.

Un nuevo cluster de instrumentos en las versiones Select y Elite con cambios de vistas de acuerdo al modo de manejo. Cuenta con pantalla táctil de 10.1” para el sistema de infoentretenimiento compatible con Apple CarPlay y Android Auto, ahora retira con el control de perilla en la consola central para dejar un diseño más limpio en este sitio, delegando la configuración a la pantalla táctil. Para la versión S Q5, equipa sistema de sonido premium firmado por Bang & Olufsen.

Esta nota se publicó originalmente en La Jornada en la siguiente dirección:

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/01/25/autos/audi-q5-el-orgullo-mexicano-de-los-cuatro-aros/

Compartir

Dejar respuesta