La representante del Movimiento de Unificación de Lucha Triqui Independiente (MULTI), Reyna Martínez Flores, demandó este lunes todo el peso de la ley en contra de dirigentes del MULT, que están provocando un baño de sangre en la región.
Afirmó que las condiciones continúan siendo difíciles, y se necesita de forma urgente una mesa de paz:  sin embargo, debe estar respaldada por un operativo de la Guardia Nacional para que verdaderamente se pacifique la región.
Lamentó  que no se tenga una solución real, y ya sean tres comunidades las desplazadas debido a conflictos que sólo buscan terminar con la vida de los pobladores.
Dijo que los cadáveres de las víctimas más recientes,  fueron veladas anoche en un paraje de la carretera a Juxtlahuaca, mientras Tierra Blanca, Copala, es tierra de nadie.
TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta