Tesla, el fabricante estadunidense de autos eléctricos, demandó a un exempleado por robar al rededor de 26 mil archivos confidenciales en su primera semana de trabajo en la compañía, según un documento judicial consultado por la AFP.

La empresa estadunidense dijo el viernes que, tres días después de su contratación, el ingeniero informático Alex Khatilov «robó descaradamente miles de scripts informáticos comerciales que Tesla tardó años en desarrollar» y los transfirió a su Dropbox, un servicio de almacenamiento en la nube.

Khatilov desmintió esas acusaciones y, según la compañía, cuando el equipo de seguridad lo interrogó, éste aseguró que sólo había transferido «un par de documentos administrativos personales» e intentó borrar las pruebas.

El exempleado dijo al diario New York Post que los archivos a los que se refiere Tesla acabaron en su Dropbox por error cuando intentaba hacer una copia de seguridad de una carpeta en su ordenador.

El fabricante de vehículos eléctricos aseguró que los archivos eran muy valiosos para la empresa y para sus competidores, ya que forman «una hoja de ruta para copiar la innovación de Tesla».

Khatilov, que dijo al New York Post que no sabía nada de la demanda contra él hasta hablar con el periódico el viernes, fue despedido el mismo día.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta