En México, los ingresos de los servicios de video en línea (también conocidos como Over The Top, OTT) al cierre de 2019 alcanzaron la cifra de los 700 millones de dólares y esta cifra podría sobrepasar los mil 400 millones de dólares en 2024, según cifras de Statista.

Respecto a las suscripciones, 84 por ciento de los usuarios a un servicio OTT están en Netflix, según una encuesta de finales de 2020 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Los servicios que siguen a Netflix en número de suscriptores son: YouTube con 82.5 por ciento; Amazon Prime Video con 45 por ciento; Claro Video con 28.5 por ciento; HBO Go con 17.5 por ciento; Blim con 12 por ciento y los servicios más recientes Apple TV+ y Disney+ cuentan con 5.5 por ciento de los usuarios de OTT, según cifras de Statista.

Las películas son el formato de contenido favorito entre los suscriptores mexicanos refirió el 84 por ciento de los usuarios de estas plataformas, seguido de las series con un 74 por ciento de preferencia, según los hallazgos de Statista.

Según la firma de análisis de mercados especializada en telecomunicaciones, Dataxis, México es el mercado líder de América Latina en OTT SVOD (Ad-Supported Video On Demand) como Netflix o Amazon Prime Video debido a la combinación de tres factores: tuvo una competencia de banda ultra ancha temprana; es el país de habla hispana más grande y el primer mercado latinoamericano donde se lanzan OTT internacionales, además de contar con fuertes grupos de medios y telecomunicaciones locales (Televisa, Azteca, América Móvil) con estrategias OTT.

En el reporte 2020 sobre OTT y video en México, Dataxis informó que “Netflix sigue siendo líder, pero Clarovideo, Amazon Prime Video y Blim de Televisa han tomado más del 30 por ciento de la participación de mercado, más que en cualquier otro país de la región”.

En América Latina, la penetración bruta de SVOD alcanzará el 37,9 por ciento de los hogares con TV para 2025, frente al 22.5 por ciento en 2019, según la consultora ResearchAndMarkets.

Esto debido a que hay una particularidad en el mercado de servicios OTT, ya que una persona puede estar suscrita a diferentes servicios de streaming simultáneamente sin cancelar el primero. Esto no ocurre, por ejemplo, con un usuario que contrata un servicio de televisión por cable, difícilmente contrata el servicio de un competidor.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta