Para el 2023, la mayoría de los productos de la compañía Intel se fabricarán en sus plantas, así lo anunció su presidente ejecutivo, aunque destacó un panorama de dos vías en el que la empresa estadunidense Intel también dependerá fuertemente de complejos de manufacturas en el exterior.

Intel nombró la semana pasada a Pat Gelsinger de VMware como nuevo presidente ejecutivo desde el 15 de febrero, mientras intenta abordar las demoras en la manufactura de su microprocesador de 7 nanómetros.

El jueves en videoconferencia, Gelsinger dijo que había revisado las operaciones de fabricación de la compañía durante la semana anterior y estaba «seguro de que la mayoría de nuestros productos en 2023 se fabricarán internamente», aunque también dijo que es probable que Intel aumente el uso de fábricas el exterior «para ciertas tecnologías y productos».

«Necesitamos ser más ágiles en un mercado muy competitivo», dijo Gelsinger en la videoconferencia y añadió que daría más detalles sobre qué microprocesadores se fabricarían internamente una vez que asuma el cargo de director ejecutivo.

Intel también estimó el jueves ingresos y ganancias del primer trimestre por encima de las expectativas de Wall Street, y dijo que continuaría beneficiándose de la alta demanda de computadoras que ha impulsado la transformación hacia el uso de dispositivos para trabajar y entretenerse desde casa.

Intel dijo que las ventas del cuarto trimestre de su negocio de microprocesadores para computadores personales llegaron a 10 mil 900 millones de dólares, en comparación con las estimaciones de los analistas de ingresos por 9 mil 570 millones de dólares, según datos de FactSet.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta