CIUDAD DE MÉXICO

La madrugada del domingo un grupo de al menos 20 sujetos asaltaron el Centro Operativo de la empresa de mensajería Federal Exprés ubicado en Sur 8 y Oriente 233, colonia Agrícola Oriental alcaldía Iztacalco. Se llevaron decenas de paquetes y una caja fuerte en la que, dijeron los trabajadores, había varios millones de pesos.

Investigaciones señalan que, para perpetrar el robo, los ladrones lograron desactivar las cámaras del C2-Norte que están alrededor de la bodega.

De acuerdo con el expediente CI-FIIZC/IZC-2/UI-1 S/D/0219/01-2021 de la Fiscalía General de Justicia (FGJCDMX) todo comenzó alrededor de la 1:00 de la mañana del domingo 17 de enero. Los sujetos llevaban gorras y pasamontañas.

Poco antes de su arribo, las cámaras 3515 y la 3519 del C-2 Norte, ubicadas en distintas esquinas de la calle Oriente 233, “se quedaron sin imagen”, revelan los informes de las autoridades.

Aparentemente los ladrones tenían llaves de la bodega. Y es que, a decir del jefe de turno Abimael L., la puerta principal era blindada y no fue forzada. Cuando se dieron cuenta, los sujetos ya habían entrado y pasado hasta el segundo filtro de acceso que es una reja de herrería.

Ahí amagaron a los empleados de seguridad privada de la empresa “Impacto Total 12”. Los golpearon y los amarraron con sus propias agujetas.

Afuera nadie se dio cuenta, aunque la empresa tiene contratados Policías Estatales para cuidar los alrededores de sus instalaciones, no sirvieron de nada. El agente José C. reportó que se fue a comprar unas tortas, mientras que la policía Alma S. dijo que ella y un compañero estaban dormidos en la unidad L-0311, mientras se cometía el atraco.

El reporte de las autoridades detalla que los ladrones estuvieron dentro de la empresa desde la 1:00 y hasta las 3:30 horas. Durante ese tiempo revisaron la paquetería que se llevaron y zafaron la caja fuerte que estaba anclada a piso.

Aunque dentro del lugar había un cajero automático, los hampones no lo tocaron. La caja fuerte que arrancaron y la paquetería que tomaron, la subieron a una camioneta de la misma empresa y huyeron.

Los guardias aseguraron que no sabían las placas de la camioneta y que, a pesar de que tenía rastreadores satelitales, no les era posible ubicarla.

Luego de que los ladrones escaparon, los guardias se desataron y pidieron ayuda a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Al lugar llegaron agentes del Sector Zaragoza, pero se toparon con que los ladrones se llevaron el equipo de cómputo para revisar los videos de seguridad por lo que no pudieron observar lo que pasó.

Cuando se comunicaron al C2-Norte para que los ayudaran a revisar las cámaras de la ciudad, el supervisor les informó que las dos cámaras del punto “se quedaron sin imagen antes del evento”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir

Dejar respuesta