El aún presidente de Estados Unidos, Donald Trump, levantó la prohibición de entrada al país  aplicada desde el pasado año por la pandemia del coronavirus a los viajeros procedentes de la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil a partir del 26 de enero.

«La entrada sin restricciones a los Estados Unidos de personas que han estado físicamente presentes en el Área Schengen, el Reino Unido, excluyendo los territorios de ultramar fuera de Europa) Irlanda y Brasil ya no es perjudicial para los intereses de los Estados Unidos y se considera que es de interés dar por terminada la suspensión de entrada a las personas que hayan estado físicamente presente en esas jurisdicciones», añade el comunicado firmado por Trump.

Según la resolución emitida por la Casa Blanca, las prohibiciones terminarán el mismo día en que entrarán en vigencia las nuevas normativas de exámenes sobre covid-19 para todos los visitantes internacionales.

Las restricciones en vigencia vetaba a casi todos los ciudadanos no estadunidenses de ingresar al país si en los últimos 14 días han estado en Brasil, Reino Unido, Irlanda o los 26 países del área Schengen de Europa.

Las medidas que prohíben el ingreso de la mayoría de visitantes de Europa estaba operandooperando desde mediados de marzo, en tanto que la resolución en torno a Brasil fue impuesta en mayo. El gobierno de Trump, cuyo mandato termina el miércoles, aplicó estas restricciones con el fin de detener el avance del coronavirus.

La semana pasada, el jefe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) firmó una orden que requiere que casi todos los viajeros por vía área presenten una prueba negativa de coronavirus o antecedentes de su recuperación de la enfermedad para ingresar a Estados Unidos a partir del 26 de enero.

Las aerolíneas esperan que los nuevos requerimientos de exámenes despejen el camino para que el gobierno levante las restricciones que han reducido los viajes desde algunas naciones de Europa en 95 por ciento o más. Las compañías han estado presionando a altos funcionarios de la Casa Blanca sobre el asunto en los últimos días.

No obstante, en su decisión de hoy, Trump decidió mantener en vigor la restricción de viaje para los pasajeros procedentes de China e Irán por «haber fallado a la hora de cooperar con las autoridades de salud pública de Estados Unidos y compartido información oportuna y precisa sobre la extensión del virus».

La prohibición a los pasajeros procedentes de la Unión Europea y el Reino Unido se impuso en marzo, mientras que la referente a Brasil data de mayo. Trump dejará el cargo este miércoles, cuando será sustituido por el demócrata Joe Biden, por lo que éste podría reimponer la restricción de entrada en Estados Unidos una vez asuma la presidencia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta