Ciudad Universitaria se mantiene como una fortaleza. Pumas derrotó 3-0 a Mazatlán y llegó a 14 partidos sin conocer la derrota en el Olímpico Universitario. Con los goles de Facundo Waller, Carlos Gutiérrez y Emanuel Montejano, Pumas logró su primera victoria en el Clausura 2021 y escaló a la parte alta de la clasificación.

La última caída en casa ocurrió el 23 de febrero de 2020, cuando aún dirigía Míchel González y el ya extinto Morelia ganó por 2-1; desde entonces, Universidad lleva siete victorias y el mismo número de empates en su cancha. Con una buena racha que inició en marzo con un empate a tres contra América, Universidad ha hecho de su casa un aliado más, con un ambiente que le pesa al rival, aún sin aficionados en las tribunas.

Sin embargo, la victoria del equipo capitalino también encendió las alarmas con la repentina salida de Juan Ignacio Dinenno, quien al cuarto de hora abandonó el césped entre lágrimas por una lesión muscular. El argentino, tercer mejor anotador del torneo pasado con 10 goles, representará una dura baja que podría durar semanas.

Dominio absoluto

El gol universitario llegó minutos antes de aquella lesión (11’). Alan Mozo robó un pase rival y se combinó en pared con Facundo Waller, quien desde los linderos del área remató directo y abatió a Nicolás Vikonis. Pumas, que comenzó con el dominio de las acciones, no tardó en reflejar ese dominio en el marcador.

Pero Pumas se quedó sin su principal arma al ataque cuando Dinenno no pudo continuar y tuvo que salir con asistencia. Andrés Lillini suplió a su goleador con Emanuel Montejano, atacante de 19 años que entró al que fue su primer partido con Pumas en la Liga.

Pasada la media hora de juego, Mazatlán generó una de sus pocas ocasiones de peligro, una jugada en la que Efraín Velarde remata desde el sector izquierdo de la cancha, pero el balón solo retumbó en el larguero. Una amenaza que casi pone en aprietos a los universitarios.

Antes del descanso, Montejano se quedó a nada de anotar. Carlos Gutiérrez mandó un centro al área y el juvenil correspondió con un cabezazo que terminó rozando la escuadra izquierda. Por su parte, Luis Mendoza intentó sorprender a Alfredo Talavera con un zurdazo al ras de suelo, pero el experimentado arquero pudo detenerlo sin mayores problemas. Pumas, con mayor control del esférico, se llevó la victoria parcial.

Para el complemento, Universidad mantuvo la agresividad y no dejó de insistir en zona rival, viendo su recompensa en el minuto 61, cuando Carlos Gutiérrez le ganó la marca a Nicolás Díaz, se llevó la pelota por la derecha y superó a Vikonis con un remate cruzado que clavó al ángulo izquierdo de la meta. Pumas se adelantaba 2-0 y dejaba a Mazatlán entre la espada y la pared.

​Golpeados en lo anímico, los pupilos de Tomás Boy buscaban recortar distancias, pero sus esfuerzos, carentes de contundencia, eran infructíferos. Ni Camilo Sanvezzo, ni Luis Gabriel Rey pudieron hacer una diferencia para el equipo del Pacífico.

Mientras Mazatlán se desinflaba con el pasar de los minutos, Pumas se consolidaba en casa y lo reflejó una vez más en el electrónico. Al 70’, Montejano pudo consagrar el sueño de cualquier debutante y puso su anotación en esta victoria: en una jugada que inició desde el tiro de esquina, Emanuel aprovechó un rebote y pegó un zapatazo que mandó la redonda al fondo de la red, muy cerca del primer palo. Vikonis no reaccionó a tiempo y permitió que Universidad incrementara la ventaja.

Mazatlán, sin nada por hacer, intentó sin éxito poner un gol decoroso, pero los remates de Carlos Vargas y Mario Osuna se perdieron lejos de la portería de Talavera. Los de Sinaloa frenaron en seco tras la agónica victoria de la semana pasada ante Necaxa (3-2); Pumas ganó, pero se tendrá que adaptar a jugar sin Dinenno por algunas semanas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta