Luego de que fuera aprobada el pasado 30 de diciembre por el Congreso, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, promulgó la ley para permitir que el aborto electivo hasta la semana 14 de gestación, un paso histórico para el país tras un intenso debate.

La ley fue promulgada durante un evento realizado en la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo de Argentina, en el que estuvieron invitadas feministas que celebraron la ley.

La ley permite acceder a un aborto hasta la semana 14 de gestación a sólo requerimiento y dentro de un plazo máximo de 10 días de expresada esa voluntad.

Así, Argentina se suma a Cuba, Uruguay y Guyana, países latinoamericanos que ya aprobaron el aborto electivo a nivel nacional.

 

Los desafíos de implementar el aborto

Hasta ahora, el aborto en Argentina solo estaba permitido en caso de violación o de peligro para la vida de la mujer, según una ley de 1921.

El gobierno estima que desde 1983 han muerto más de 3 mil mujeres en los de 370 mil a 520 mil abortos que se practican cada año en un país con 45 millones de habitantes.

«Nuestro trabajo generó una fuerte incidencia en las instituciones para construir una legitimidad sobre el aborto con el apoyo de la juventud que nos dio una masividad que en los inicios del movimiento no teníamos», dijo

María Teresa Bosio, presidenta de Católicas por el Derecho a Decidir.

Sin embargo, la ley, que contempla la objeción de conciencia, pone nuevos retos al movimiento feminista.

«Vamos a tener que seguir peleando para garantizar el acceso a este derecho en un territorio tan heterogéneo con actores conservadores que han crecido también en fuerza y poder», estimó Bosio.»Como católicas creemos que la ley es un reconocimiento a la idea de que la mujer no sólo nace para ser madre y que la sexualidad no tiene que estar atada sólo a la reproducción, sino al placer. Que deje de ser lo oculto para ser un aspecto fundamental de la vida», afirmó la líder feminista.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta