La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer y BioNTech puede proteger contra las nuevas variantes más contagiosas del coronavirus que han surgido en Reino Unido y Sudáfrica, señaló un estudio.

El análisis realizado por investigadores de la Universidad de Texas y respaldado por las empresas, se centró en la mutación N501Y en la proteína pico del patógeno que ambas variantes de propagación rápida comparten.

Los anticuerpos en la sangre de las personas que habían sido vacunadas pudieron neutralizar una versión del virus mutante creada en laboratorio.

Aunque se trata de datos iniciales, los resultados son una señal prometedora de que la dosis probablemente surtirá efecto contra las nuevas variantes, una gran preocupación para las autoridades sanitarias que están luchando por detener una oleada de nuevas infecciones incluso cuando buscan vacunar a cientos de miles de personas vulnerables. Tanto las cepas de Reino Unido como las de Sudáfrica parecen ser más infecciosas que las mutaciones anteriores.

La investigación examinó la respuesta a los virus mutantes en muestras de sangre tomadas de 20 personas que habían recibido la vacuna de ARN mensajero de las empresas como parte de un ensayo clínico anterior. La investigación no estudió otras mutaciones en la proteína de pico. Aún así, los anticuerpos en la sangre de las personas vacunadas hicieron un trabajo tan bueno para desarmar el virus mutante como lo hicieron con la versión no mutante.

«Esto es claramente positivo, pero hay salvedades que agregar», escribió Adam Barker, un analista con sede en Londres de Shore Capital Group, en una nota. El estudio solo aborda una mutación y no muestra si la vacuna realmente puede evitar que las personas se infecten con la nueva variante, escribió.

«Dicho esto, la suposición de trabajo sigue siendo que las vacunas serán al menos parcialmente efectivas contra las nuevas variantes», puntualizó.

Los hallazgos también fueron consistentes con los resultados de las pruebas en otras 15 mutaciones que se han encontrado en las cepas del virus SARS-CoV-2, dijeron los investigadores.

Los ejecutivos de BioNTech, así como de Moderna, el desarrollador de otra inyección que utiliza la tecnología de ARN mensajero, han dicho que creen que sus vacunas protegerán contra las nuevas cepas. El estudio de la Universidad de Texas es uno de los primeros en respaldar esas afirmaciones. Los resultados se publicaron en el servidor de preimpresión bioRxiv el viernes temprano, antes de ser revisados por pares.

La investigación se produce cuando el nuevo coronavirus se propaga a niveles récord por el mundo, probablemente por las nuevas cepas, y cuando los países comienzan a aplicar las vacunas. Se cree que la nueva variante de Reino Unido, que se ha identificado en EU, es entre 57 y hasta 70 por ciento más transmisible que las otras variantes del patógeno.

Los virus tienen la oportunidad de cambiar a través de mutaciones que surgen naturalmente a medida que se replican y circulan en sus huéspedes. Algunos, como la influenza, evolucionan rápidamente con miles de mutaciones y linajes distintos, mientras que otros son más estables.

Esta nota originalmente se publicó en El Financiero

 

Compartir

Dejar respuesta