Los organizadores de los Juegos Olímpicos emitieron un mensaje a los deportistas de todo el mundo, para confirmar que el evento se llevará a cabo, pese a que la ciudad de Tokio fue declarada estado de emergencia por el gobierno japonés, debido a la pandemia del coronavirus.

«Esta declaración de emergencia brinda una oportunidad de controlar la situación del covid-19 y conseguir que Tokio 2021 planifique unos Juegos seguros para este verano, en consecuencia procederemos a los preparativos necesarios», afirmaron los organizadores en un comunicado.

Para los responsables de Tokio 2021, el estado de emergencia no les desvía de su objetivo. Ya declararon en varias ocasiones que no se plantea un nuevo aplazamiento de los Juegos, que debían haberse disputado en 2020 pero que fueron aplazados un año, del 23 de julio al 8 de agosto de 2021.

El jueves, el primer ministro nipón Yoshihide Suga anunció en efecto un estado de emergencia de un mes en el área metropolitana de Tokio a partir del viernes.

Pero también repitió que su país está comprometido para organizar unos Juegos «seguros», y está convencido que la opinión pública, que en el presente se muestra recelosa, cambiará de idea cuando el país nipón inicie su campaña de vacunaciones, prevista a partir de finales de febrero.

A comienzos de semana, el propio Dick Pound declaró que los deportistas deberían contar con una prioridad para la vacunación para garantizar la disputa de los Juegos.

«Es una decisión que debe tomar cada país», estimó el responsable canadiense a Sky Sports el miércoles. «Algunos dirán que se cuelan en la fila, pero creo que es la forma más realista de ir hacia adelante».

Si los Juegos se disputan finalmente estarán entre los más caros de la historia: unos 16 mil millones de dólares (13 mil millones de euros), un presupuesto ampliado por el aplazamiento y las medidas sanitarias.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta