Luego de señalar que la Defensoría de Derechos Humanos de Oaxaca (DDHPO) se mantendrá vigilante y exigente a las diversas autoridades para que se generen propuestas que permitan la satisfacción de los derechos ciudadanos y la reactivación económica, el titular de esa institución, Bernardo Rodríguez Alamilla, informó que desde el inicio de la pandemia por Covid-19, el organismo inició 242 expedientes relacionados con la epidemia.

El ombudsperson señaló que, si bien ya inició el proceso de vacunación contra el Covid-19 para el personal sanitario que se encuentran en la primera línea de atención de la pandemia, se debe garantizar el acceso universal a la población, lo que implica un trabajo sin precedentes.

Aunado a ello, dijo, se prevé que los daños económicos causados por el confinamiento y parálisis de actividades, repercutan en la garantía de varios derechos sociales tales como: el trabajo, alimentación, vivienda y acceso a la salud.

Asimismo, detalló, desde el inicio de la pandemia por Covid-19 (marzo de 2020 hasta finales de diciembre del mismo año), el organismo inició 242 expedientes relacionados con la epidemia.

En ese sentido, Rodríguez Alamilla sostuvo que 2021 será un año de retos en materia sanitaria, económica, política, de género y de conflictos municipales, intermunicipales y agrarios, por lo que pidió a las autoridades establecer mecanismos de prevención y atención inmediata para evitar violaciones graves a los derechos humanos.

Advirtió que, en el contexto electoral, históricamente se registra ante el organismo un aumento en el número de quejas por violaciones a los derechos humanos, de tal forma que en los próximos meses la DDHPO se mantendrá vigilante de las acciones que las diversas dependencias encargadas de los procesos electorales lleven a cabo para prevención y atención de estos conflictos.

Además, señaló que es fundamental disminuir los niveles de violencia contra las mujeres que se viven en la entidad, particularmente en su vertiente feminicida y la violencia política contra las mujeres, además de exigir políticas públicas eficaces que disminuyan las brechas de desigualdad entre hombres y mujeres aún existentes en infinidad de sectores.

Añadió que el organismo autónomo seguirá evaluando los resultados de las diversas autoridades en el cumplimiento de las acciones mandatadas por la Alerta de Violencia de Género declarada en Oaxaca, ya que es una tarea que se manifiesta inconclusa.

El Defensor señaló que los conflictos entre las agencias municipales con sus propias cabeceras por participaciones económicas justas y equitativas es una problemática cada vez más presente en la entidad, por lo que se deben encontrar soluciones de fondo, y evitar así actos que violenten los derechos humanos de manera irreparable.

Agregó que resulta urgente establecer mesas de trabajo y acciones encaminadas a la solución pacífica de conflictos en la zona Triqui, donde se debe alcanzar la gobernabilidad, especialmente frente al recrudecimiento de la problemática.

Otro de los retos en 2021, dijo, consiste en acabar con las agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos, dados los elevados índices que existen en la entidad, sobre todo en el contexto del proceso electoral.

En lo que corresponde a periodistas, indicó que la Defensoría abrió 270 expedientes de 2015 a 2020; mientras que, en lo referente a personas defensoras, inició 232 investigaciones por violaciones a sus derechos humanos en el mismo periodo de tiempo.

Aseguró que es fundamental abatir los altos niveles de impunidad que existen en los procesos de investigación y persecución de éstos y de todos los delitos. Ya que, en tanto los porcentajes de impunidad no disminuyan, es un incentivo para que estas acciones se sigan repitiendo.

Rodríguez Alamilla también advirtió que los desplazamientos de personas por conflictos son también un reto importante para este 2021, puesto que en diversas regiones del estado son una realidad, lo que implica una situación de vulnerabilidad principalmente para niñas, niños, adolescentes y mujeres.

Por lo que consideró indispensable garantizar la reparación del daño a las víctimas de violaciones a derechos humanos que han sufrido un menoscabo, ya que de lo contrario se generan mayores niveles de crispación social.

El ombudsperson reiteró que los desafíos en este 2021 son multifactoriales y se requiere atención integral con perspectiva de derechos humanos y género, para hacer frente a los mismos.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta