La muerte de Diego Armando Maradona sobre el final del año 2020 fue uno de los eventos que más sacudió al mundo deportivo en este siglo. Tanto así que a casi dos meses de su partida, sigue siendo objeto de investigación.

Infobae tuvo acceso a un documento que será de gran ayuda para a fiscalía que sigue de cerca el contexto de la muerte del mítico ex jugador argentino, en la cual se hallan algunos datos falsos desde su ingreso al hospital para operarle un hematoma y en donde quedaron vinculados el doctor Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov como sus médicos de cabecera.

UN NOMBRE FALSO

En el documento señalado se expone que al momento de ingresar a la clínica donde fue operado, Maradona fue dado de alta con el nombre “Gómez Ariel”, también el documento de identidad y edad fueron falseados a fin de evitar filtraciones o participación de terceros.

Como ya se señaló, Leopoldo Luque y Cosachov fueron registrados como “médicos de cabecera” del 10, aunque Luque aseveró que al momento de la muerte del ex entrenador, él ya no era parte de su equipo médico.

ASÍ DEBIÓ SER SU RECUPERACIÓN

A sabiendas de la abstinencia a drogas y alcohol que atravesaba Maradona, el documento señala el tratamiento que debió seguir una vez que fue dado de alta.

“Habida cuenta del estado general del paciente (síndrome de abstinencia alcohólica y de drogas no indicadas médicamente) que configura por su característica riesgo para su vida y para los demás, se decide iniciar tratamiento con drogas sedantes parenterales, bajo el protocolo de tratamiento de síndrome de abstinencia», se lee.

TODOS ERAN RESPONSABLES

En el documento de la Clínica Olivos también se deja claro que «Las hijas y los médicos de cabecera asumen los riesgos de la internación bajo estos términos para no tener que judicializar el proceso de internación».

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta