Aprovechando la pausa por la crisis sanitaria por coronavirus, el peleador filipino Manny Pacquiao se concentró de lleno en su carrera política y fue recientemente designado como presidente del partido PDP-Lanban, ganador de las elecciones legislativas y municipales de 2019.

“Justo pero firme, este es el tipo de liderazgo que se puede esperar de mí. Tener esta rara oportunidad de liderar el PDP-Laban es un inmenso honor y responsabilidad. Por la gracia de Dios, no desperdiciaré esta plataforma que me confiaron”, declaró Pacquiao en Manila tras jurar el cargo y posicionarse así como posible candidato a la presidencia de Filipinas en 2022, algo con lo que se especula desde hace meses.

El peleador y senador de 41 años ha coqueteado con la idea de convertirse en presidente desde hace varios años, siguiendo los pasos de figuras del boxeo dentro de la política como Vitali Klitschko, quien es gobernador de Kiev, la capital ucraniana.

Pacquiao comenzó su carrera política en 2014 cuando inició como diputado, para después brincar a senador. Durante sus cargos ha mezclado sus deberes junto con el gimnasio y así mantener su calidad de monarca mundial.

Recientemente el ocho veces campeón mundial se graduó como licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública en su natal Filipinas.

«Plasmemos esto en nuestros corazones: nunca es tarde para soñar en grande. Nunca es tarde para alcanzar nuestros sueños. Vive tu pasión, no solo por ti, sino por tu familia y por tu país. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública», escribió en su momento.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta