A medida que aumentan los casos de COVID-19 en el mundo, China está difundiendo que el virus existía en el extranjero antes de que fuera descubierto a fines del año pasado en Wuhan, donde fue rastreado hasta un mercado de mariscos.

Medios estatales citaron la presencia del coronavirus en empaques de comida congelada importada, así como investigaciones científicas que afirman que el COVID-19 estaba circulando en Europa desde antes, al igual que evidencia que su origen podría no estar en China.

«El hecho de que se detectara por primera vez en Wuhan es una prueba de la solidez del sistema de prevención de enfermedades infecciosas de China», dijo Zeng Guang, jefe del Centro para el Control de Enfermedades de ese país.

Zeng citó un artículo publicado por el Instituto Nacional del Cáncer de Italia, que dice que se encontraron anticuerpos COVID-19 en muestras de pacientes con cáncer tomadas allí en octubre del año pasado.

Otro ensayo afirmó haber encontrado rastros de SARS-CoV-2 en el sistema de alcantarillado de Barcelona en muestras tomadas, en marzo de 2019.

En tanto, la farmacéutica AstraZeneca valora hacer un «estudio adicional» que valide los resultados de la eficacia de su vacuna, tras desvelarse que hubo cambios de dosificación no previstos en su primera fase.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

 

Compartir

Dejar respuesta