El diputado Gerardo Fernández Noroña recurrió a su fuero para recordarle al Instituto Nacional Electoral (INE) que no pueden sancionarlo ni reconvenirlo y reiteró las acusaciones contra la diputada Adriana Dávila, mientras que acusó a los consejeros de ser un órgano vendido, faccioso y sin ninguna autoridad moralpara imponerle medidas por violencia política de género.

Al intentar defenderse de las medidas que el Consejo General aprobó imponerle por caer en violencia política de género contra una diputada panista y luego de negarse a ponerse el cubrebocas y quedarse solo en la Sala mientras el resto se conectaba vía remota, el legislador del Partido del Trabajo decidió reiterar las acusaciones en contra de la diputada Dávila.

“Yo fui invitado a Tlaxcala y salió el tema gravísimo de la trata de personas, les recuerdo que Tenancingo es el núcleo de la trata de personas y no sé si hay violencia más grande contra las mujeres que la prostitución, hay quien quiere reglamentarla y esa es una forma de esclavitud brutal, bestial, infame, terrible.
“Y la diputada Ávila ha sido señalada reiteradamente, y no por mí, de tener vínculo con esos grupos de trata de personas, de eso estamos hablando y ustedes sacan de contexto ese señalamiento y pretende hablar de que hay un señalamiento contra ella por ser mujer”.

Después, recordó que tiene fuero y el artículo 61 constitucional “dice que ningún legislador o legisladora puede ser reconvenido, mucho menos sancionado y tan lo saben que no me sancionan, me infaman públicamente, filtran el documento completo. No pueden ni reconvenirme, a mí nadie me regaña desde que se murió mi abuelita, muchos menos pueden sancionarme ni acusarme con la Cámara en un acto verdaderamente perverso,”, por lo que los acusó de buscar afectarlo políticamente en sus aspiraciones del 2021 y 2024.

Y justificó que las expresiones que usó al decir que “es más bocona que la chingada”, están en la RAE.

“Se escandaliza por el idioma llano de la expresión muy mexicana, si yo le digo a un legislador que es más bocón que la chingada, sería ridículo que me viniera a acusar de violencia de género porque saben que según la Real Academia Española es alguien que habla mucho, y la chingada es un superlativo, no hay ningún planteamiento de que por ser mujer está siendo violentada, no hay ningún lenguaje machista, o sea, no hay ninguna insolencia aunque a sus castos oídos les moleste”.

Dijo que si la resolución que pretendían aprobar fuera congruente, el consejero Ciro Murayama también incurrió en violencia de género al amenazar a la senadora con licencia Citalli Hernández de sancionarla por sus expresiones durante las elecciones en Hidalgo.

Con ironía, les pidió ser “quisquillosos con el marco constitucional como lo son sus reglamentos”.

Reprochó que quieran imponerle tomar un curso sobre masculinidades, pues dijo no haberse enterado de que el presidente consejero Lorenzo Córdova hubiera acudido a uno contra discriminación tras sus expresiones en contra de “quienes hablan una lengua indígena y hablan mal el español; ni que los hubieran mandado a un curso electoral cuando convalidaron el fraude de 2012; no supe ni siquiera que los mandaran a un examen de la vista a no ver todo el aparato electoral, las tarjetas Monex, los cuatro millones de dólares de Odebrecht en las campañas de peña Nieto”.

Noroña fue insistente en que el INE busca verse como “el tribunal de la santa expresión correcta” cuando han sido omisos en otros casos como las aparentes agresiones de Gustavo Madero a la senadora Mónica Fernández o las del diputado Espadas en contra de Dolores Padierna.

“No ven nada, zona demás violadores de la constitución porque tienen salarios por encima del Presidente, les importa mucho su reglamento pero la Constitución no les importa en anda, se dan unos ‘sueldazos’, se dan unos lujos, son un árbitro vendido, son un órgano faccioso, están en contar de nuestro gobierno, están en contra del movimiento, filtran información para poder sambenitos a una persona libre, independiente, comprometido, igualitario y siempre del lado de la lucha de las mujeres, no les reconozco ninguna autoridad, no les reconozco ningún valor, no les reconozco absolutamente nada.
“Así que con su resolutivo haré lo que hizo el Nigromante cuando fue excomulgado, archívese donde no estorbe y no formaré parte de esta faramalla de juicio sumario en contra de mi persona porque reitero, no les reconozco autoridad, moral, autoridad legal, autoridad política, autoridad ética ni autoridad de ningún tipo. No hay lugar del país al que vaya donde no me exijan que hagamos realidad la renuncia de Lorenzo Córdoba por su uso faccioso, de Ciro Murayama y de un número importante de consejeras y consejeros”.

Noroña abandonó la sesión mientras el resto de los integrantes del Consejo General respondían a sus quejas y a pesar de haber tomado protesta horas antes como el representante legislativo del Partido del Trabajo.

Noroña usó tema de cubrebocas como distractor a queja en su contra: Murayama

Ciro Murayama, consejero electoral del INE, consideró que el tema de Noroña al negarse al uso de cubrebocas fue utilizado para desviar la queja en contra de la queja interpuesta en su contra.

«Creo que lo usó como un distractor respecto al otro tema, que es la violencia política de género que él propinado a una legisladora lamentables que da vergüenza reproducirlos», expresó en entrevista con Azucena Uresti para Grupo Fórmula.

Murayama aseguró que si algún legislador insulta y discrimina contra alguna homóloga y además queda en la impunidad se está haciendo una «pésima pedagogía cívica».

Murayama calificó como patético que Noroña lanzó adjetivos contra consejeros del INE en la sala del órgano electoral además de su postura por el cubrebocas.

«Yo creo que la falsa victimización es una forma de ser autoritario, cuando dice ‘es que me quieren amordazar’, ay por favor todos hablamos…», añadió.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta