Con 460 votos a favor y una abstención, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó las reformas a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para fortalecer las órdenes de protección expedidas a favor de mujeres víctimas de violencia ante sus agresores.

El proyecto fue devuelto con modificaciones al Senado de la República para efectos de análisis y ratificación.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en el Palacio de San Lázaro, Wendy Briceño, precisó que las órdenes de protección podrán considerar el traslado de las víctimas a donde se requiera en las diferentes diligencias para garantizar su seguridad y protección; custodia personal o domiciliaria a las víctimas, así como alojamiento temporal en espacios seguros, tales como casas de emergencia, refugios y albergues.

Adicionalmente se prevé proporcionar a las víctimas los recursos económicos para garantizar su seguridad personal, transporte, alimentos, comunicación, mudanza y trámites oficiales que requiera.

Entre las modificaciones más relevantes destaca la duración de las ordenes de protección hasta sesenta días, prorrogables por treinta días más, o bien, bajo la más estricta responsabilidad de la autoridad ministerial o jurisdiccional, por el tiempo que dure la investigación.

De igual forma destaca la prohibición a las autoridades administrativas o el Ministerio Público para notificar sus actuaciones a los agresores por medio de las víctimas.

“Cualquier notificación es responsabilidad exclusiva de la autoridad. ¡Basta de que las mujeres tengan que buscar al agresor hasta para informar lo que no deben de hacer!”, remarcó Briceño.

Al fundamentar el dictamen en tribuna, la legisladora panista Verónica Sobrado afirmó que las medidas cautelares y las órdenes de protección garantizan la seguridad y la vida de mujeres y niñas, y evitan que un hecho de violencia escale a feminicidio.

“Es primordial que este 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, se aprueben estas reformas que fortalecen el marco legal para la atención a las víctimas. No podemos permitir que mujeres que cuenten con mecanismos de protección sigan siendo víctimas de feminicidio”, puntualizó.

La también legisladora panista Madeleine Bonnafoux indicó a su vez que la reforma servirá como alerta en conductas criminalísticas contra mujeres que pueden derivar en delitos posteriores contra la vida misma.

“Es un paso más para que podamos llegar al tan ansiado ni una más, ni una menos”, agregó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta