El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) advirtió que la iniciativa de reforma a la subcontratación, también conocida como outsourcing, presentada recientemente por el Ejecutivo podría incrementar la carga del manejo y cumplimiento de impuestos, especialmente para las empresas medianas, quienes hacen mayor uso de esta forma de contratación.

En un análisis, el CIEP indicó que, para fortalecer el cumplimiento en las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes), se requiere de una política de acompañamiento y apoyo por parte de las autoridades tributarias, impulsar programas de educación financiera y favorecer una simplificación del proceso del pago de impuestos.

Explicó que las MyPmes conforman 99.8 por ciento de los negocios mexicanos, emplean a 68.9 por ciento de las personas ocupadas y sus remuneraciones comprenden una parte significativa de la base gravable, pues desde 2014, la recaudación total proveniente de las empresas con ingresos de hasta 20 millones de pesos anuales ha ido en aumento; entre 2014 y 2016, la recaudación de este sector creció 34.5 por ciento y desde entonces ha permanecido por encima de los niveles previos.

Sin embargo, abundó el CIEP, la decisión de cumplir con el pago de impuestos se ve afectada por las posibles ganancias de la evasión y la complejidad del sistema tributario, entre otros; por ejemplo, los costos del cumplimiento llevan a los negocios a operar bajo esquemas que minimicen esta carga como la subcontratación de personal, con el objetivo de facilitar las transacciones tributarias relacionadas con la nómina de sus empleados y la conducción de sus obligaciones patronales.

Destacó que las MiPymes emplean a entre 4.4 y 32.2 por ciento de su personal mediante esquemas de subcontratación, mientras que en las empresas de mayor tamaño, 24.6 por ciento del personal está empleado bajo este esquema.

En este contexto, señaló el centro de investigación, las MiPymes contribuyen al erario público mediante el pago de impuestos, pero una parte de la recaudación potencial se pierde debido a la evasión fiscal, que consiste en el impago de las obligaciones impositivas de una persona o empresa. En 2015, la tasa de evasión del Impuesto sobre la Renta (ISR) en las personas morales ascendió a 29.97 por ciento y la tasa de evasión general del Impuesto al Valor Agregado a 19.43 por ciento.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta