Desalojaron varias poblaciones de estado de Tabasco, se declararon en “alerta máxima” tras el desbordamiento del río Usumacinta, el más caudaloso de México, que ya rebasó los niveles históricos alcanzados en 2008 y que tiene “tendencia a seguir incrementando” su volumen de agua, según las autoridades.

“Se solicita a la población ubicar sus rutas de evacuación y hacerlo si habitan en zonas bajas, cercanas al río, acudiendo con familiares o refugios temporales”, informó el ayuntamiento del municipio.

Las autoridades de la ciudad de Jonuta pidieron a las comunidades asentadas en las riberas de los ríos Usumacinta, San Antonio, San Pedro y Chico “desalojar sus viviendas de manera urgente para salvaguardar sus vidas y pertenencias”.

En las próximas 48 horas aumentará considerablemente el nivel de estos ríos, con posibilidades de elevar más de un metro del nivel en el que se encuentran actualmente, advirtieron.

El Instituto de Protección Civil del Estado de Tabasco informó el domingo que se estaba preparando la evacuación en los municipios de Jonuta, Balancán, Tenosique y Emiliano Zapata, de la región de los Ríos, debido a las intensas lluvias que se registran en Guatemala.

“Las lluvias que caen en estas últimas horas en Guatemala son bastante copiosas, por lo que el Usumacinta podría incrementar su nivel más de lo que ya está y empezar a afectar a comunidades de Jonuta, Balancán, Tenosique y Emiliano4 Zapata”, puntualizó Jorge Mier y Terán, coordinador general de la dependencia.

El Ejército mexicano ya puso en marcha el Plan DN-III en auxilio de la población civil y advirtió que el Usumacinta se encuentra arriba de su escala crítica con 21.62 metros, un nivel superior al máximo histórico de 21.57 metros registrado en 2008, cuando ocurrió la inundación más grave en la región.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó este lunes que la onda tropical número 44 recorrerá el sureste de México causando lluvias fuertes de 5 a 25 milímetros en Chiapas, así como chubascos de entre 5.1 y 25 milímetros en Tabasco, Veracruz, Yucatán, Campeche, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Quintana Roo.

El estado de Tabasco, tierra natal del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, todavía adolece los estragos causados a principios de mes por la depresión tropical Eta, que dejó ocho fallecidos y 300 mil afectados en la región.

López Obrador aseguró este lunes que ya se ha iniciado el reparto de despensas y que cuando baje el agua habrá un plan de apoyo para “arreglar las casas”.

“Luego vienen otros apoyos en lo que tiene que ver con actividades productivas, lo que tiene que ver con el bienestar”, anunció.

 

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

 

Compartir

Dejar respuesta