El Arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, lamentó que durante su visita a San Juan Ozolotepec, Miahuatlán, los pobladores le hayan comentado que, luego del sismo del mes de junio pasado, no tuvieron mayor apoyo para salir adelante.

“Ahí me indicaron que sólo tuvieron despensas y cobijas gracias a la ayuda de Cáritas, y tuvieron que salir adelante ayudándose unos a otros”, sostuvo.

En su homilía de este domingo en el templo de Catedral Metropolitana, Vásquez Villalobos, subrayó:

“Esto me dobló porque a pesar de las adversidades es un pueblo generoso y desprendido, que dan a pesar de sus condiciones; me dieron un borrego, frijol, chiles, chayotes, pan, papel higiénico, jabón”, afirmó el Arzobispo.

Dijo que todo esto se lo llevó a los seminaristas que tienen necesidad; la otra parte lo dio a una parroquia “que tiene necesidades porque la gente es muy pobre, porque debe repartirse”.

“El pueblo es muy generoso y desprendido, pero los que viven en la ciudad ya se contagiaron de otras casas, “en el pueblo están libres, no hay ni Covid; por eso Dios los bendice, por ser generosos y misericordiosos”.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta