La diseñadora francesa, Isabel Marant quien ha sido acusada de plagio de diseños textiles de artesanos de Oaxaca y Michoacán, ofreció disculpas por copiar gabanes michoacanos y señaló que su propósito es “rendir homenaje, valorizar y destacar la mezcla cultural”.

En octubre pasado, legisladores morenistas señalaron a Marant por plagiar diseños purépechas de artesanos de Michoacán, después de que en su página ofertara una colección formada por gabanes, fajas y otros artículos propios de la vestimenta de estas comunidades indígenas.

La primera vez que Marant plagió diseños mexicanos fue en 2015, cuando usó modelos de blusas típicas de la comunidad Mixe de Tlahuitoltepec, Oaxaca, en su colección.

La ropa diseñada por Marant mostraba diseños de artesanos de Charapan, Angahuan y Santa Clara del Cobre, Michoacán.

Aunque la Secretaría de Cultura reconoció que las disculpas de Marant representan una oportunidad para iniciar acciones en conjunto, señaló que deben ser las comunidades las que decidan si las aceptan.

Esta dependencia invitó a Marant a conocer el alfabeto y la cosmovisión que representa el lenguaje de los textiles que decidió comprar y comercializar.

En una carta enviada a la Secretaría de Cultura, Marant expresa su entristecimiento porque la copia de diseños haya sido percibida como una apropiación cultural, ya que “quería promover una artesanía y rendir homenaje a una estética a la que está vinculada”.

“La Maison Isabel Marant siempre ha deseado ser una marca firmemente abierta al mundo y orientada hacia las culturas y tradiciones extranjeras. Por esta razón reinterpreta los códigos de vestimenta con el objetivo de valorizar y destacar la mezcla cultural. El saber hacer milenario es pues una fuente de inspiración constante, ya que permite a su creadora expresar su personalidad cosmopolita y nómada”, explica la marca en su comunicado.

Según la diseñadora, los textiles propios de las comunidades purépechas forman parte de “la inspiración” para realizar su colección.

En su página, de la cual ya ha retirado los gabanes michoacanos, jamás se especificaba que se trataba de una especie de homenaje a las prendas realizadas por los purépechas.

Por último, en la carta enviada a la Secretaría de Cultura Marant dice que se aseguraría de rendir homenaje expresamente, mostrando gratitud a sus fuentes de inspiración.

“En el futuro nos aseguraremos de que nuestros intereses coexistan y de rendir homenaje expresamente a nuestras fuentes de inspiración manifestando nuestra gratitud a los dueños de las expresiones culturales tradicionales”, concluyó.

En octubre pasado, senadores mexicanos se manifestaron por el plagio de los gabanes del municipio de Charapan, en el estado de Michoacán, supuestamente realizado por la trabajadora de la moda, y exigieron la prohibición de la venta de las prendas.

«La diseñadora francesa Isabel Marant lanzó una línea completa de ropa copiando, literalmente, patrones de diseños purépechas de artesanos de Charapan, Michoacán; en particular una línea de gabanes», afirmó el legislador Casimiro Méndez Ortiz, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Durante una conferencia de prensa en el Senado de la República, acompañado por otros senadores como Susana Harp, aseguró que este es el segundo plagio que hace la diseñadora de México. Y afirmó que Marant copió patrones de diseños de artesanos de Michoacán, especialmente el diseño de los gabanes.  Sin embargo, se encontró que también ofrece fajas, servilletas y artículos propios de las vestimentas con dichos diseños artesanales.

«Copia los diseños ancestrales de nuestras comunidades purépechas, sin dar crédito de los verdaderos artistas y sin compensarlos económicamente», apuntó.

Lamentó que algunos diseñadores tomen estas expresiones culturales tradicionales y las reutilicen fuera de contexto «sin tener en cuenta su significado cultural o malinterpretándolo», generando grandes ganancias gracias a los diseños usurpados «lo cual causa un gran daño a los pueblos y comunidades indígenas».

 

Compartir

Dejar respuesta