Tras la visita del subsecretario de Estado para el Desarrollo Económico, Energía y Medio Ambiente del Departamento de Estado de Estados Unidos a República Dominicana, Keith Krach, la Embajada de la República Popular China en ese país lo acusó de atacar “maliciosamente” a su país y lanzar una campaña sucia contra su seguridad tecnológica.

Ello en respuesta al programa instaurado por Estados Unidos, conocido como Clean Network o Red Limpia, que pretende proteger la infraestructura crítica de telecomunicaciones y tecnología del país, excluyendo a empresas consideradas una “amenaza a la seguridad nacional”, entre ellas, el líder tecnológico mundial Huawei y otros proveedores chinos, quienes hoy están sujetos a restricciones comerciales.

En ese marco, la organización Internet Society se pronunció en contra de esa medida, al alertar que “esto forma parte de una tendencia inquietante en la que los gobiernos interfieren Internet directamente con la intención de ganar rédito político a corto plazo, sin pensar en los daños a largo plazo derivados de ello”.

Asimismo, recordó que Internet es una red global que se interconecta voluntariamente sin necesidad de una autoridad central, por lo que el programa Red Limpia supone un desafío directo a la esencia de esta arquitectura.

“Que un gobierno dicte cómo deben interconectarse las redes siguiendo consideraciones políticas en lugar de técnicas, contradice la idea básica de Internet. Estas injerencias tendrán un impacto significativo en la agilidad, resiliencia y flexibilidad de Internet”, señaló la agrupación.

También en su posicionamiento, Internet Society destacó que “este tipo de políticas solo aumentan la coyuntura global hacia un «Internet fracturado», en lugar de la red global que hemos creado a lo largo de las últimas cuatro décadas y que ahora necesitamos más que nunca”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta