La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) prevé una caída sectorial de 3.1 por ciento en este año, debido principalmente a la contracción económica derivada de la crisis por covid-19, lo que dejará retos importantes para la industria en 2021.

De julio a septiembre, el sector asegurador presentó un decremento de 4.3 por ciento en términos reales comparado con el mismo periodo de 2019. Sin embargo, con el ajuste a las primas de la póliza de daños de Pemex se refleja un decrecimiento del 2.2 por ciento en el acumulado.

De acuerdo con Recaredo Arias, director general de AMIS, el principal factor que influye sobre la industria es el ritmo de crecimiento de la economía mexicana, de la cual se prevé una caída del PIB de 8.6 por ciento y se espera una recuperación gradual durante 2021.

“Siendo muy francos, consideramos que este escenario es pesimista, esperemos que así resulte y que podríamos estar hasta más o menos en el dos o un poquito menos que les estamos presentando a este trimestre”, dijo Arias en conferencia.

Dentro de los sectores, al tercer trimestre el rubro de accidentes y enfermedades fue el único que mostró un crecimiento real de 8 por ciento; 9.7 por ciento de crecimiento en gastos médicos y en salud una baja del 2.7 por ciento.

En el rubro de pensiones se registró un decrecimiento del 6.2 por ciento en las primas. En lo que corresponde a automóviles, se mostró una baja de 12.6 por ciento.

En tanto, para 2021, Arias indicó que de acuerdo con cálculos de los asociados de AMIS, ya con el efecto de la póliza de Pemex, esperan un decremento del 0.33 que prácticamente es un estancamiento en el próximo año, ante la baja que prevén en reaseguros y el dinamismo que tenga la pandemia de covid-19.

“Tenemos muchos retos en lo que corresponde a las capacidades de reaseguro, que se están reduciendo y que ahora ya hay criterios mucho más rígidos en temas precisamente como el reaseguramiento de pandemia, el reaseguramiento de eventos sociopolíticos con violencia, o sea, el vandalismo por eventos políticos, y otro tipo de temas para el sector asegurador, además del entorno económico, como ya lo decíamos, y pues también el entorno legislativo que en el momento actual hay muchísimas leyes que se están gestando y pues que implican grandes retos para el sector asegurador”, explicó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta