Es sabido por la comunidad científica que el planeta Venus tuvo agua en su superficie en algún punto de la historia; sin embargo, actualmente el planeta es como un «infierno» seco, pero solo una pequeña parte del contenido de agua en el antiguo planeta vecino se ha perdido en el espacio durante los últimos 4 mil millones de años, mucho menos de lo que se pensaba anteriormente y un científico sueco cree que el agua podría seguir en el planeta.

Es la conclusión de la tesis doctoral de Moa Persson, del Instituto Sueco de Física Espacial (IRF) y de la Universidad de Umea, Se basa en análisis de cómo el viento solar, una corriente de partículas cargadas del Sol, afecta la atmósfera de Venus y hace que las partículas atmosféricas escapen al espacio. Moa Persson ha analizado datos del instrumento espacial ASPERA-4 del IRF, a bordo de la misión espacial Venus Express de la Agencia Espacial Europea.

«La superficie de Venus hoy en día es comparable al infierno. Es extremadamente seca y tiene una temperatura de 460 grados, pero históricamente la superficie fue más hospitalaria con una gran cantidad de agua que podría alcanzar una profundidad de varios cientos de metros si se extendiera por igual sobre la superficie. Esta agua ha desaparecido de Venus. Mi tesis muestra que sólo unos pocos decímetros de esta agua se han escapado al espacio», dice Moa Persson.

Los estudios se basan en mediciones de iones (partículas cargadas) en las cercanías de Venus. En promedio, dos protones escapan de la atmósfera por cada ión de oxígeno. Esto indica una pérdida de agua. Las variaciones en el viento solar y la radiación solar afectan la cantidad de iones que escapan.

La tesis de Moa Persson muestra que el número de protones que escapan varía durante el ciclo solar. Más protones escapan durante el mínimo solar que durante el máximo solar porque muchos protones regresan a Venus durante el máximo solar. El número de iones de oxígeno que escapan se ve afectado principalmente por las variaciones del viento solar.

«En mi tesis he calculado cuánta agua ha escapado de Venus en el pasado. He observado cómo el escape de iones se ve afectado por las variaciones del viento solar hoy y cómo el viento solar ha cambiado con el tiempo», dice Moa Persson en un comunicado.

Posible existencia de vida en Venus

Los resultados de la tesis se pueden comparar con estudios similares de Marte y la Tierra. Las comparaciones entre los tres planetas hermanos dan una imagen más completa de los efectos del viento solar en las atmósferas planetarias. Por ejemplo, la Tierra, con su fuerte campo magnético, tiene una mayor pérdida de atmósfera en el espacio que Venus y Marte.

«Espero que se hagan más comparaciones de las pérdidas atmosféricas de Venus, la Tierra y Marte. Esto es especialmente interesante ahora que pueden haberse encontrado signos de vida en Venus», dice Moa Persson.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta