CIUDAD DE MÉXICO

Un descubrimiento publicado en Proceedings of the Royal Society B, cambia radicalmente la comprensión de los científicos sobre cómo evolucionaron las especies de focas en todo el mundo.

Se produjo después de que los investigadores examinaron siete especímenes fósiles conservados, incluido un cráneo completo, encontrados por cazadores de fósiles locales en las playas del sur de Taranaki en Nueva Zelanda entre 2009 y 2016.

La nueva especie se llama Eomonachus belegaerensis, (que significa ‘foca monje del amanecer de Belegaer’) en honor al mar de Belegaer, que se encuentra al oeste de la Tierra Media en El señor de los anillos de Tolkien.

Eomonachus belegaerensis, de unos 2,5 metros de largo y un peso de entre 200 y 250 kilos, vivió en las aguas de Nueva Zelanda hace unos 3 millones de años.

Anteriormente se pensaba que todas las focas verdaderas se originaron en el Atlántico norte, y algunas más tarde cruzaron el ecuador para vivir tan al sur como la Antártida.

Eomonachus ahora muestra que muchas focas antiguas, incluidos los antepasados de las focas monje, elefante y antártica actuales, evolucionaron realmente en el hemisferio sur.

«Esta nueva especie de foca monje extinta es la primera de su tipo en el hemisferio sur. Su descubrimiento realmente revoluciona la evolución de las focas», dijo en un comunicado el paleontólogo James Rule, candidato a doctor en la Universidad de Monash.

«Hasta ahora, pensamos que todas las focas verdaderas se originaron en el hemisferio norte y luego cruzaron el ecuador solo una o dos veces durante toda su historia evolutiva. En cambio, muchas de ellas parecen haber evolucionado en el Pacífico sur y luego cruzaron el ecuador hasta ocho veces».

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior 

 

Compartir

Dejar respuesta