Los diversos museos que existen en el país se encuentran en el abandono. Por ejemplo, el Museo de Arte Contemporáneo (MACO) que fundará el destacado artista plástico, Francisco Toledo, ha enfrentado la carencia de recursos que le ha impedido el pago de la energía eléctrica a tiempo.

Desde hace nueve años, el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) ha padecido la disminución de recursos, que en su mayoría  provienen del gobierno de la entidad, por lo cual ha parado la producción editorial y proyectos de investigación, porque “los presupuestos nada más no dan” y en esta pandemia estuvo a punto de quedarse sin luz e Internet, pues no contaba con dinero, ya que a dos meses de finalizar el año, los fondos asignados no se les han entregado, asegura a La Razón su directora Cecilia Mingüer.

“Empezamos a tener serios problemas porque no había ni siquiera recursos para pagar la luz. Teníamos que planear cosas para compartir en redes sociales, lo tuvimos que parar porque nos estábamos enfrentando al posible corte de servicio de Internet, no teníamos la posibilidad de cubrir esos gastos”, detalló Mingüer.

Esta situación no es privativa del MACO, la pandemia ha dejado a los museos en una situación raquítica, al grado que el pasado mes de mayo el Frente ProMuseos lanzó un llamado SOS al Presidente Andrés Manuel López Obrador para exigir que apoye a los recintos que anularon sus programas educativos y sociales, rompieron acuerdos interinstitucionales y disminuyeron sueldos por falta de dinero.

“La afectación más fuerte ha sido para los museos que dependen de la Secretaría de Cultura, tanto en sus programaciones e incluso en su operación básica. Por el momento no hay la certeza de cuál va a ser la situación presupuestal para éstos el próximo año. Hay mucha preocupación en el ámbito cultural, respecto a un recorte aún más severo del que ya sufrieron que, como sabemos fue casi de 75 por ciento”, lamentó en entrevista, Amanda de la Garza, directora del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), que depende de la UNAM, y una de las firmantes de la carta del Frente Promuseos.

Ante este complejo panorama, directores de este tipo de recintos, museógrafos, curadores y gestores culturales impulsan una iniciativa para adicionar el artículo 190 (BIS) de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, con el fin de crear el Estímulo Fiscal a proyectos Museísticos (Efimuseos), el cual contaría con una bolsa de 500 millones de pesos anuales y se destinaría a proyectos que van desde la adecuación, restauración, sistema de seguridad, investigación y hasta producción de exposiciones por mencionar algunos rubros.

“Si algo nos ha demostrado la pandemia es que las inversiones más urgentes serían en dos rubros: uno en la actualización del sistema de seguridad de los museos, tenemos muchos casos donde ni siquiera tienen cámaras o chapas magnéticas; segundo, contar con los elementos de conservación indispensables. Serían los proyectos de mayor atención tendrían”, detalló a este diario, Carlos Villaseñor, especialista en políticas públicas y uno de los impulsores de la iniciativa.

Los museos en 69.6 por ciento depende de recursos públicos para su operación, 13.7 es de privados, 6.8 es de mixtos y 9.9 es de autogenerados, de acuerdo al documento Estadística de Museos 2019, que presentó este año el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Villaseñor explicó que el beneficio no podrá exceder de 800 mil pesos por proyecto de inversión, ni de dos millones de pesos por contribuyente.

“Las necesidades evidentemente son muy grandes si estamos hablando de mil 395 museos. ¿Cómo operaría?, el recinto en cuestión hace una gestión con un empresario, con su comunidad, respecto de un proyecto específico, ya que tiene el plan armado se presenta al comité y éste evalúa su viabilidad y se autoriza. Una vez que se aprueba o el particular ya se ha comprometido a financiarlo hace su aportación y se le da un recibo que es deducible de impuesto sobre la renta”, indicó.

Dicho Comité Interinstitucional estaría conformado por un representante de la Secretaría de Cultura, uno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), uno del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura INBAL), uno del Servicio de Administración Tributaria y uno de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien lo presidirá y tendrá voto de calidad.

De acuerdo con la propuesta, el Comité también deberá crear un Consejo Asesor integrado por un representante del Consejo Internacional de Museos (ICOM) México, uno de la Federación Mexicana de Amigos de Museos (Femam), una persona que dirija un museo institucional y otra que encabece un museo privado, más aquellos especialistas que sean invitados para resolver asuntos específicos, conforme a la temática que se trate.

Actualmente, la iniciativa se ha presentado a los Institutos de Cultura Estatales del país y a la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados; sin embargo, aún no cuenta con el respaldo para que se incluya en un dictamen y se voté en el Congreso de la Unión.

Amanda de la Garza, directora del MUAC, consideró que Efimuseos será el punto de partida para atender las principales necesidades que tienen los museos.

“Los recortes presupuestales son un abandono justamente de una de las funciones básicas por parte del Estado, que es el acceso a la cultura; sin embargo, en el futuro, el esquema que de alguna manera puede ser más productivo para los museos, es justamente que haya una mayor participación de la sociedad civil, es decir, de la iniciativa privada a través de diferentes esquemas”, señaló De la Garza.

 

Esta nota fue publicada inicialmente por La Razón

 

Compartir

Dejar respuesta