Los volcanes son elementos recurrentes para los estudios científicos, pues luego de que se publicó la investigación sobre cómo se recuperan los ecosistemas tras una erupción, además de la técnica para predecir el potencial devastador de estructuras geológicas inactivas como el Nevado de Toluca, ahora un grupo de expertos reveló que dos episodios de grandes erupciones volcánicascondujeron a la mayor extinción masiva sobre la Tierra

Esta fenómeno, ocurrido al final del Pérmico, hace unos 252 millones de años, estuvo marcado por la transición de la divergencia de los reptiles paleozoicos y animales marinos como braquiópodos, a dinosaurios mesozoicos y animales marinos como moluscos; aproximadamente el 90 por ciento de las especies desaparecieron.

El actual profesor emérito de la Universidad de Tohoku, Kunio Kaiho, dirigió un equipo que investigó los posibles desencadenantes de aquella extinción masiva. Tomaron muestras de rocas sedimentarias de dos lugares, el sur de China e Italia, y analizaron las moléculas orgánicas y el mercurio (Hg) en ellas. Encontraron dos enriquecimientos discretos de coroneno-Hg coincidiendo con la primera perturbación ecológica terrestre y la siguiente extinción masiva en ambas áreas.

«Creemos que esto es producto de grandes erupciones volcánicas porque la anomalía de la corona se formó por combustión a temperaturas anormalmente altas», señaló Kaiho en un comunicado. «El magma a alta temperatura o los impactos de asteroides y cometas pueden hacer tal enriquecimiento de corona.

Desde el punto de vista volcánico, esto podría haber ocurrido debido a la combustión a mayor temperatura de materia orgánica viva y fósil de los flujos de lava y el magma introducido horizontalmente (alféizar) en el carbón y el petróleo sedimentarios. La diferente magnitud de los dos enriquecimientos de coroneno-mercurio muestra que el ecosistema terrestre se vio afectado por cambios ambientales globales más pequeños que el ecosistema marino. La duración entre los dos eventos volcánicos es de decenas de miles de años».

Las enormes erupciones volcánicas pueden producir aerosoles de ácido sulfúrico en la estratosfera y dióxido de carbono en la atmósfera, lo que provoca cambios climáticos globales. Se cree que este rápido cambio climático está detrás de la pérdida de criaturas terrestres y marinas.

El coroneno es un hidrocarburo aromático policíclico de seis anillos altamente condensado, que requiere una energía significativamente mayor para formarse en comparación con los HAP (Hidrocarburos aromáticos policíclicos) más pequeños. Por lo tanto, la combustión volcánica a alta temperatura puede provocar el enriquecimiento de coroneno. Esto significa que la combustión a alta temperatura de los hidrocarburos en las rocas sedimentarias por intrusión lateral de magmas formó CO2 y CH4 causando alta presión y erupción para inducir el calentamiento global y la extinción masiva.

La concentración de coroneno-mercurio puso de manifiesto en primer lugar que la combustión de hidrocarburos volcánicos ayudó a contribuir a la extinción a través del calentamiento global.

El equipo de Kaiho ahora está estudiando otras extinciones masivas con la esperanza de comprender mejor la causa y los procesos detrás de ellas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta