Pese a que la Auditoria Superior de la Federación (ASF) implementó una revisión a todas las dependencias gubernamentales en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se dejó fuera a las megas obras de infraestructura, que son la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el Aeropuerto Internacional de Santa Lucia.

En el informe de la ASF se identificó que son 370 auditorías hechas a esta administración que van desde la Secretaría de Hacienda, en cuestión de una revisión a la deuda hasta el tema carretero en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

A inicios de este gobierno se dio a conocer la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco, con el objetivo de reducir la dependencia energética del extranjero.

En esta primera entrega de la auditoría se dejó fuera a la Secretaría de Energía(Sener), que es la entidad encargada de la construcción de este proyecto antes referido.

Respecto a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la auditoria solamente se centró en la construcción que realiza del Centro de Entrenamiento Conjunto de Operaciones de Paz de México.

De acuerdo con el Programa Anual de Auditoría 2019, estaban previstas siete auditorías al Fonatur a las obras del Tren Maya, incluidas las acciones de preparación del proyecto, su control interno, el desempeño del proyecto de construcción, sus efectos regionales y urbanos, además de sus efectos sociales, su financiamiento y el proyecto en su totalidad.

Además, estaban planteadas cinco auditorías al proyecto del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional, desde su control interno, sus efectos regionales y urbanos, sus estudios de preinversión y en general el proyecto y su vertiente social.

Este programa inicial, que también fue modificado por la pandemia, permitirá conocer estos análisis hasta febrero, también contemplaba seis auditorías a la obra de la refinería de Dos Bocas, tanto el control interno a cargo de la Secretaría de Energía, el impacto ambiental, sus efectos regionales, el proyecto completo de construcción y su vertiente social, además del cumplimiento a inversiones físicas a cargo de Pemex Corporativo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta