Un equipo de antropólogos, geógrafos y biólogos descubrió cuarzo cristalino y zeolita importada a kilómetros de ciudad de Tikal, una evidencia que comprueba que en su época los mayas construyeron sofisticados filtros de agua utilizando materiales naturales.

Los científicos, provenientes de la Universidad de Cincinnati (UC), señalaron que el cuarzo que se encuentra en la arena gruesa junto con la zeolita, un compuesto cristalino que consiste en silicio y aluminio, crean un tamiz molecular natural. Ambos minerales se utilizan en la filtración de agua moderna.

Los filtros habrían eliminado del agua los microbios dañinos, los compuestos ricos en nitrógeno, los metales pesados como el mercurio y otras toxinas del agua, dijo Kenneth Barnett Tankersley, profesor asociado de antropología y autor principal del estudio.

«Lo que es interesante es que este sistema todavía sería efectivo hoy y los mayas lo descubrieron hace 2 mil años», agregó en un comunicado Tankersley, cuyo estudio se publica en Scientific Reports.

Los mayas crearon este sistema de filtración de agua casi 2 mil años antes de que se usaran sistemas similares en Europa, lo que lo convierte en uno de los sistemas de tratamiento de agua más antiguos de su tipo en el mundo, añadió Tankersley.

Investigadores de la Facultad de Artes y Ciencias de la UC rastrearon la zeolita y el cuarzo hasta las escarpadas crestas alrededor del Bajo de Azúcar, a unos 30 kilómetros al noreste de Tikal. Utilizaron análisis de difracción de rayos X para identificar zeolita y cuarzo cristalino en los sedimentos del yacimiento. En Tikal, la zeolita se encontró exclusivamente en el embalse Corriental.

Para los antiguos mayas, encontrar formas de recolectar y almacenar agua limpia era de vital importancia. Tikal y otras ciudades mayas se construyeron sobre piedra caliza porosa que dificultaba la obtención de agua potable durante gran parte del año durante las sequías estacionales.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio
Compartir

Dejar respuesta