El Senado de Estados Unidos, de mayoría republicana ratificó a la jueza nominada por Donald Trump, Amy Coney Barrett, como la suplente hacia la Corte Suprema.

El Senado votó por 52 votos a favor y 48 en contra la nominación de la jueza, que va cimentar la mayoría que tienen los conservadores en el alto tribunal, que ahora será de seis contra tres. La nominación de Barrett marca una victoria para Trump, quien la  propuso para la Corte Suprema y siendo ratificada  a ocho días de las elecciones en Estados Unidos.

Barrett, que fue cuestionada en el Congreso para su ratificación, consolidaría el ala conservadora dentro de la Corte Suprema de Estados Unidos, donde podría tomar decisiones para tirar la política de salud pública aprobada durante la administración de Barack Obama, el «Obamacare», e incluso, revertir el fallo Roe vs. Wade que permite el aborto en el país.

Los demócratas argumentaron durante semanas que la votación se estaba apresurando indebidamente e insistieron durante una sesión que duró toda la noche del domingo, en que debería ser el ganador de las elecciones del 3 de noviembre el que nombre al nominado. Sin embargo, se espera que Barrett, un juez de la corte federal de apelaciones de Indiana, tome asiento rápidamente y comience a escuchar los casos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta