El sacerdote del templo de Santa María La Asunción, Tlaxiaco, presbítero Santiago Sánchez, tachó públicamente al diputado local del Partido del Trabajo, César Morales Niño de mentiroso “deshonesto e incongruente”, al anunciar éste que el presidente municipal de esa ciudad mixteca, Gaudencio Ortiz Cruz enfrentaría la revocación de su mandato al permitir la celebración de la fiesta titular, no obstante, los elevados contagios por Covid-19.

Al término de la celebración eucarística de este domingo, el sacerdote se le fue a la yugular al legislador local que ha realizado su carrera política a la sombra del michoacano, Benjamín Robles Montoya al acusarlo de protagónico al decir que en el caso del coronavirus “cuida la salud, pero despenaliza el aborto”.

“César Morales dice que el presidente dio permiso para que se realizara la fiesta, pero no se dio este permiso porque no hubo fiesta. No me lavo las manos de que el padrino de calenda es culpable, pero no hubo calenda sino fue cabalgata con dos o tres angelitos, eso fue todo. Y ésta se realizó guardando la sana distancia; ahí están las fotos y los videos”, expresó.

“Que digan claro que habrá revocación de mandato, pero no por la Iglesia; que no la utilicen de pretexto”, sostuvo al enfatizar que ha sido la Iglesia católica la que ha pedido a la feligresía guardar las medidas sanitarias, y suspendió sus actividades al inicio de la pandemia.

“El diputado César, cuando estuvo el tema de la despenalización del aborto o penalización, dicen ellos que defienden la salud y la vida; ellos aprobaron la muerte en el Congreso al despenalizar el aborto; ahora resulta que defienden la vida”.

“Con todo respeto, eso es deshonestidad, incongruencia; entonces por eso pienso que más que usar a la Iglesia porque se hizo una fiesta, que lo digan claro que es lo que persiguen ellos; a ver ¿por qué no impiden los bloqueos en calles de la ciudad de Oaxaca que exponen la salud y la vida? Qué no se use esta fiesta como pretexto”, reviró.

“Agradezco a López Obrador porque él sí le ha apostado por la salud al venir inaugurar un hospital a Tlaxiaco, pero los diputados ¿qué han hecho? Hay que evaluar que hacen los diputados porque parece ser que es fácil crear normas, leyes y de repente se vuelven impostores o verdugos”, subrayó.

“Si vamos por la revocación de poderes, empecemos con él, ¿por qué no impide la apertura de bares? ¿Qué han hecho los diputados para apoyarnos en la economía? ¿Qué han dicho sobre el pago de luz, del internet que ahora necesitan los jóvenes?, se preguntó.

En la víspera, Tiempo de Oaxaca publicó que los presidentes municipales de San Pedro Ixtlahuaca y de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco, ubicados en los Valles Centrales y la región de la Mixteca, respectivamente, podrían ser los primeros que enfrentarían la revocación de su mandato debido por violar la disposición del Congreso de Oaxaca de no permitir ningún tipo de celebración debido a la pandemia de covid-19.

El diputado local del Partido del Trabajo, César Morales Niño, informó que ambas autoridades municipales permitieron sendas celebraciones tradicionales, lo cual contravino la disposición de la 64 Legislatura local.

Detalló que en el caso de San Pedro Ixtlahuaca se trató de un rosario tradicional por las calles de la cabecera municipal en honor de San Lucas Evangelista, mientras que en el caso de Tlaxiaco se trató de las fiestas titulares correspondientes a este año.

Dio a conocer que el procedimiento ya fue notificado, como lo establece la Ley Orgánica Municipal, y tiene como justificación poner en riesgo la salud pública, por lo que adelantó que estaba por formalizarse la petición de revocación de mandato ante la Comisión de Gobernación.

Al conocer el inicio de revocación de mandato, las autoridades municipales se deslindaron de las celebraciones argumentando que no se dio autorizó la realización dichos eventos.

El primer concejal de San Pedro Ixtlahuaca, Manuel Duarte Pérez aseguró que el ayuntamiento no participó en la fiesta religiosa.

Lo anterior dado que en sesión de Cabildo del 23 de septiembre pasado se determinó la suspensión de la festividad, que dura cuatro días, por lo que el acto que se realizó corrió a cargo del gremio de mayordomos.

Pese a ello, el legislador aseguró que la actitud de ambos ediles fue omisa, ya que debieron impedir que se celebraran dichas fiestas religiosas.

“Nunca lo han impedido. Tienen que trabajar por la salud pública de los ciudadanos, no es nada más decirles que no lo hagan, sabiendo que va a ocurrir. En otros lados estamos viendo ya la utilización de la fuerza pública para evitar aglomeraciones que pongan en riesgo la salud de las personas”, señaló.

No es la primera vez que San Pedro Ixtlahuaca enfrenta señalamientos por no observar las medidas sanitarias contra la pandemia. En junio pasado, este municipio que se rige por usos y costumbres realizó su fiesta patronal en honor a San Pedro Apóstol, por lo que se inició un procedimiento en su contra en el Área Jurídica de los Servicios de Salud de Oaxaca y se le impuso una multa.

Morales Niño afirmó que no se trata de algo menor, dado que Oaxaca vive un repunte de casos de covid-19 y podría regresar al semáforo rojo.

 

TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta