El horario de verano termina a las 02:00 horas del domingo 25 de octubre, momento en el que dará inicio el horario de invierno, que terminará hasta la misma hora del día 4 de abril de 2021.

Lo que quiere decir que el horario de invierno 2020 tendrá una duración aproximada de medio año. El objetivo principal del horario de verano que está por terminar es la de aprovechar la luz natural para realizar nuestras actividades diarias. Por esta razón aquí te damos las instrucciones a seguir para que no se te pase este cambio tan importante.

El 25 de octubre tendrás que atrasar tu reloj una hora, es decir, a las 02:00 horas deberás cambiar a las 01:00 horas, por lo que el día durará una hora más de lo normal. Te aconsejamos realizar el cambio desde el momento en que te vayas a dormir el sábado en la noche, para que en cuanto despiertes el día domingo ya tengas tus relojes a la hora correcta.

El cambio de horario en México se realiza desde 1996 con el fin de aprovechar la energía del sol natural y de esta forma tener una hora más de luz.

Cambio de horario: origen e historia

El entomólogo neozelandés George Hudson fue el primero en proponer formalmente un cambio de horario. En 1895, el aficionado de los insectos presentó un ensayo a la Sociedad Filosófica de Wellington para hacer un cambio de dos horas y aprovechar mejor la luz solar.

Como él, hubo otros en Inglaterra y Estados Unidos que pidieran algo similar, pero no fue sino hasta años después que se adoptaría el modelo. La primera ciudad en adoptar el cambio de horario fue Port Arthur, Ontario en 1908 y el Imperio Alemán fue el primer estado-nación en adoptar esta medida durante la Primera Guerra Mundial.

El 30 de abril de 1916 pidió adelantar los relojes como una medida de ahorrar carbón que serviría en la guerra en vez de usarse en iluminación. Durante este tiempo, la medida fue temporal. En la Segunda Guerra Mundial, se volvió a adoptar el cambio de horario para ser una forma de ahorro de energía.

Así, fue como varios países alrededor del mundo comenzaron a seguir los pasos de las potencias y finalmente se quedó como una medida permanente. En México, el horario de verano se adoptó en 1996 con el objetivo de ir a la par del horario de Estados Unidos y no afectar el comercio o el turismo. Por lo que tenía que cambiarse dos veces al año.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio
Compartir

Dejar respuesta