Hace un año se publicó la Norma Oficial Mexicana (NOM-35), para que las empresas en México atiendan el estrés laboral entre sus empleados,; sin embargo, tras ese periodo la normativa entrará a una nueva etapa donde se aplicarían auditorías y multas de hasta 400 mil pesos a los empleadores que no acaten la norma.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) publicó en octubre del 2019 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la norma de «Factores de riesgo psicosocial en el trabajo: Identificación, análisis y prevención» para ayudar a empresas y a trabajadores a evitar la violencia.

Estrés laboral

Tipo de estrés donde la creciente presión en el entorno laboral puede provocar la saturación física y/o mental del trabajador, generando diversas consecuencias que no sólo afectan la salud, sino también su entorno más próximo, señala el IMSS.

«El mayor logro es que se esté haciendo, que exista la normativa a pesar de que a muchas organizaciones o profesionales de recursos humanos en un principio les pudiera parecer que es más burocracia», dice a Efe Montserrat Ventosa, directora de Talento, Cultura y Experiencia en Tecmilenio.

Con 75 por ciento de su población económicamente activa con estrés laboral, México ocupa el primer lugar a nivel mundial, seguido por China con 73 por ciento y Estados Unidos con 59 por ciento, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, México es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor tiempo de trabajo con 2.148 horas por año.

Mientras la norma inicia una nueva etapa de implementación, a estos retos se suma la covid-19, que ha dejado casi 88 mil muertos y más de 874 mil casos, además de posibles afectaciones mentales para uno de cada dos trabajadores,según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«Este año todas las organizaciones tienen que asegurarse de que tienen una política y que identifican muy claramente a los trabajadores con riesgos mayores, con acontecimientos traumáticos y eso con el covid ya lo estamos haciendo», comenta Ventosa, psicóloga originaria de Barcelona.

Ingresos vs estrés laboral

Para las compañías el mayor desafío puede ser ignorar la importancia del estrés laboral mientras se preocupan por sus ingresos, indica en entrevista Salvador de Antuñano, director de Recursos Humanos del Grupo Adecco.

Factores de riesgo piscosocial

Son aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, del ciclo sueño-vigilia, y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada y la exposición a acontecimientos traumáticos o a actos de violencia laboral. Comprenden las condiciones peligrosas e inseguras en el ambiente de trabajo, las cargas de trabajo cuando exceden la capacidad del trabajador, rotación de turnos que incluyan turno nocturno sin períodos de recuperación y descanso, entre otras.

“Creo que es el desconocimiento, cuando son pequeñas y medianas empresas (pymes) me parece que no están tan informadas, que no necesariamente están tan enfocadas en estos temas y lo que es su prioridad en el momento es sacar su negocio porque tal vez van al día», detalla.

Medir el problema crece cuando 57  por ciento de las empresas habilitó el teletrabajo por la pandemia, según el Centro de Estudios para el Empleo Formal (CEEF).

“Cuando se habla de riesgos laborales físicos es muy fácil, pero el riesgo psicosocial es mucho más intangible y más ahora que la gente está en casa, entonces esa intangibilidad en ocasiones se confunde, erróneamente, con que no tiene impacto”, manifiesta Ventosa.

Multas

Al entrar en una nueva etapa, la Secretaría del Trabajo podría aplicar multas de 250 a 5 mil Unidades de Medida y Actualización (UMA) por cada punto incumplido, lo que incluso superaría los 400 mil pesos (cerca de 20 mil dólares).

«Te vas a encontrar con que, si te visita la autoridad, tendrás que presentar en una auditoría todas las evidencias, cómo lo hiciste, por qué lo hiciste así, la documentación, la política, la aplicación de los cuestionarios, el análisis y el impacto», detalla De Antuñano.

Pero el especialista en recursos humanos pide entender esta norma más allá de la naturaleza punitiva.

“¿Cuál va a ser el valor agregado que da esta norma y cómo le vamos a hacer para no solo cumplir, sino exprimirla para nosotros y por ende para nuestra gente? Este concepto puede ser más enriquecedor y visionario que solamente decir ‘tengo que llenar los cuestionarios para cumplir’”, señala.

Tanto él como Ventosa coinciden en que la norma no es una solución definitiva a la precariedad laboral en México, pero sí un urgente cambio de cultura que «llegó para quedarse».

“Una norma como esta da el paso para seguir haciendo cosas para la mejora de la gente en las organizaciones y más en un país como México, tomando en cuenta que la causa raíz de esta norma fue el número de personas incapacitadas por un estrés laboral», concluye el directivo de Adecco en México.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta