El Senado de la República aprobó, la madrugada de este miércoles, en lo general, la extinción de 109 fideicomisos, para que el gobierno federal obtenga 68 mil 400 millones de pesos adicionales, a fin de atender la pandemia por covid-19 en México.

Con el voto en contra del bloque de contención y el PT, Morena, PES y Partido Verde impuso su mayoría, con lo que el pleno del Senado aprobó alrededor de la 1:40 de la mañana el dictamen con 65 votos a favor y 51 en contra.

Se modificaron 18 leyes y se abrogaron dos más, para eliminar estos fondos de 332 que existen actualmente. Se prevén más de 150 reservas.

Durante la votación, el senador de Morena, Germán Martínez fue el único que votó en contra, mientras que la pevemista Leonor Noyola votó en un primer momento en abstención, pero minutos después reculó a favor.

En una sede alterna y entre descalificaciones por posibles contagios de Covid-19, inició la discusión en el Senado; sin embargo, el bloque de contención integrado por el PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo adelantaron su voto en contra.

Los senadores sesionaron en la antigua sede de Xicoténcatl en el Centro Histórico, en medio de un operativo con decenas de elementos de seguridad para evitar que colectivos pudieran llegar a las instalaciones, luego de que por varios días tomaron las instalaciones legislativas ubicadas en Insurgentes y Reforma.

Después de las 19:00 horas del martes inició la discusión del tema donde el presidente de la Comisión de Hacienda, Alejandro Armenta, advirtió a los ciudadanos “no se pueden dejar engañar, la eliminación de los fideicomisos no significa que se acaben los apoyos a los deportistas, a los cineastas, a los científicos”.

Advirtió que «estamos a favor de las víctimas, a favor de los periodistas, a favor de la gente que más lo necesita. Lo que se va a acabar hoy, lo que se va acabar hoy es el arte de desaparecer el dinero público, eso es lo que se va a acabar con la extinción de fideicomisos».

En tanto, el senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza advirtió que es una «vergüenza votar como lo pide López Obrador, ya empezaron a pagar el costo de los excesos, los errores, de la soberbia, y de la no escucha. Tanto en Coahuila como en Hidalgo, no lo hagan aquí, no se equivoquen. En las últimas semanas hemos sido testigos de ciertas actitudes y operaciones que se acercan más al presidente López Obrador a Huerta que a Juárez».

En su intervención, la coordinadora del PT, Goevanna Bañuelos, destacó que hay ocasiones en que “decirle que no en ocasiones al presidente también es una forma de ayudar al pueblo de México. No se debe generalizar que todos los fideicomisos se han empleado de manera incorrecta. En el Grupo Parlamentario del Trabajo tenemos claro que en este como en otros asuntos existen honrosas excepciones».

Afirmó que «en el PT nos asiste la razón. Consideramos que el dictamen en sus términos lacera el bienestar del pueblo de México. Si votamos en contra en el Partido del Trabajo es en defensa del bienestar del pueblo de México mientras que el voto opositor avala la corrupción y la opacidad, no somos iguales».

El senador de Morena, Rubén Rocha calificó a los petistas como traicioneros por no aprobar la extinción de los fideicomisos.

Mientras que la priista Claudia Ruiz Massieu expresó que “nos han dicho que los mecanismos han sido históricamente mecanismos para el robo institucionalizado saqueo de los recursos de la nación y que por eso deben desaparecer, pero nos han dicho que esos recursos se le van a seguir dando a los beneficiarios, pero no nos han dicho ¿cómo?”.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, la panista Kenia López, se manifestaba en contra del dictamen se escuchó el sonido de un grillo, y expresó: “es un grillo de Morena, entiendo”.

«Es un teléfono», respondió el presidente del Senado, Eduardo Ramírez, quien pidió que se dejara de hacer dicho sonido.

¿Qué es un fideicomiso?

Un fideicomiso público es una entidad que el gobierno federal, o alguno de los organismos de la administración pública, crea con la intención de llevar a cabo un fin lícito o determinado, para obtener desarrollo económico y social a través del manejo de recursos que son propiedad del gobierno federal y administrados por una institución fiduciaria.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio
Compartir

Dejar respuesta