La difusión de imágenes y vídeos íntimos sin consentimiento es una de las modalidades de violencia digital que aumentó durante el confinamiento por covid-19.

Esta práctica afecta a miles de mujeres en todo el territorio nacional. Al menos 9.4 millones de mujeres han vivido violencia digital. Las mujeres reciben más amenazas de publicación de información personal en internet con el 24.2 por ciento, mientras que los hombres con el 16.8 por ciento, según el Módulo sobre Ciberacoso del INEGI (2019).

Esta modalidad de violencia se ha convertido en una preocupación pública, sobre todo por el incremento de denuncias durante la contingencia.

En entrevista con MILENIO, Olimpia Coral Melo, activista y vocera del Frente Nacional para la Sororidad, y por quien hace un año se impulsó la llamada Ley Olimpia en 14 estados para sancionar este delito, dijo que antes de la pandemia a través de la plataforma Defensoras Digitales recibían en promedio tres casos diarios, cifra que aumentó a ocho casos diarios desde que se implementó el distanciamiento social.

“Se incrementó el uso del sexting como práctica sexual, esto trajo consigo que la difusión y producción de estos contenidos aumentaran», dijo.

De acuerdo con las denuncias que ha recibido la plataforma Defensoras Digitales, las mujeres víctimas de este tipo de violencia oscilan entre los 14 y 25 años, mientras que son hombres adultos de 19 a 35 años, los que más reciben y difunden esos contenidos.

“En el espacio online se ha normalizado ver nuestros cuerpos como objetos y no como sujetos de derechos, cada vez que se sube un pack o una nude sin consentimiento de las personas no solamente se involucra en el ataque al agresor o agresora si no que pasa a una violencia completamente comunitaria”, dijo Olimpia.

Enseñanzas y obstáculos de la Ley Olimpia

Con respecto a las carpetas de investigación que se han abierto a partir de las reformas legislativas para reconocer y sancionar este delito, Olimpia destacó que se tienen casos sentenciados en estados como Coahuila, Baja California Sur y Querétaro.

Sin embargo, han notado un problema en cuanto a la contención de pruebas, ya que muchos de los casos denunciados no tienen las pruebas suficientes, pues las víctimas se han ‘salido de internet’ o eliminado el contenido.

“Tal es el caso de la Ciudad de México, donde a partir de la promulgación tenemos 300 carpetas y de esta muy pocas se han llevado al tema de la sentencia y de la vinculación a proceso por la contención de pruebas”, dijo.

Olimpia explicó que si bien hay más personas que ya conocen que no son culpables de que se difunda su contenido intimo en redes sociales y denuncian, el sistema de justicia se ve rebasado ante la era digital.

“Estamos hablando de un colapso del sistema de justicia en donde las mujeres llamamos a denunciar, pero los administradores y procuradores de justicia se ven rebasados; desde hace muchos años se ha normalizado, tanto las autoridades como la sociedad no le hemos puesto atención al tema digital porque creemos que no es real porque es virtual”, dijo.

La vocera del Frente Nacional para la Sororidad mencionó que esta ley visibiliza una cadena de agresiones que parecían normales y no tenían ninguna consecuencia jurídica.

“La Ley Olimpia se utiliza para cambiar un sistema social que había normalizado el difundir, compilar, grabar y producir nuestros cuerpos desnudos en internet sin nuestro consentimiento.»

“No sólo es hablarle a las víctimas, es decirle a los agresores que no sólo está mal es un delito, es necesario que tengan una huella ante las acciones machistas que están cometiendo en el espacio digital”, dijo.

El Frente Nacional para la Sororidad, colectivos feministas y mujeres de todo el país esperan que esta iniciativa sea perfectible por lo que esperan que las modificaciones de la Comisión de Igualdad de Género del Senado de la República a la Ley General de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia sobre violencia digital no sólo sean un ‘texto de reformas’, sino que se respeten las dignidades en los espacios digitalizados.

A un año de la aprobación de la llamada Ley Olimpia en 14 estados, entre ellos Oaxaca, Baja California Sur, Nuevo León y Ciudad de México, esta última con la pena más severa: 12 años de cárcel. Actualmente son 26 Estados de la República Mexicana que cuentan con esta legislación.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta