La dexametasona es el único fármaco que suministrado a pacientes graves de COVID-19 puede reducir la probabilidad de muerte, dio a conocer el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

Durante la conferencia vespertina sobre la situación de la pandemia en México, el funcionario federal dio a conocer los resultados del ensayo clínico ‘Solidaridad‘ de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio fue realizado por la OMS en coordinación con 30 países, sin la participación de México, para establecer qué medicamentos pueden servir para el coronavirus.

Los fármacos probados fueron remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir e interferón, utilizados para otras enfermedades como el paludismo, VIH y Hepatitis C.

Se evaluaron tres ejes: la actuación de los medicamentos frente a la mortalidad, para el uso de ventilación mecánica y respecto a la estancia hospitalaria de los pacientes.

El subsecretario López-Gatell Ramírez enfatizó que los cuatro fármacos, probados durante seis meses, tuvieron poco o nulo efecto.

De este modo, solo la dexametasona ha probado su eficacia contra el COVID-19, explicó el subsecretario de Salud, según un estudio independiente.

Dijo que es un fármaco de la clase molecular de los esteroides, utilizado como desinflamatorio. Sin embargo, por sus efectos secundarios debe utilizarse con cautela.

«Esto está detallado en la Guía Terapéutica de COVID-19 del Gobierno de México: debe reservarse para personas que tienen COVID grave y se usa en dosis bajas”, sentenció.

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital
Compartir

Dejar respuesta