Las medidas de distanciamiento social a consecuencia de la pandemia de covid-19 ocasionaron el cierre temporal de sucursales, por lo que los bancos incrementaron la adopción de canales digitales para realizar servicios que comúnmente se hacían de forma presencial, colocación de créditos, pagos de servicios y productos de inversión y valores, lo que benefició los niveles de eficiencia y compensó parcialmente la pérdida de utilidades base al segundo trimestre.

De acuerdo con la agencia calificadora Fintch Ratings indicó que luego de que en junio la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) autorizara a los bancos facilidades temporales abrir cuentas y otorgar créditos a personas físicas sin visitar sucursal y recientemente lo amplió a empresas; sin embargo, este proceso aún no se ha adoptado en la mayoría de los bancos comerciales a consecuencia de la falta de desarrollo tecnológico.

“Fitch cree que, si bien lo anterior facilita la extensión de préstamos, la desaceleración económica seguirá pesando sobre el crecimiento de la cartera. Por el contrario, los bancos pequeños tienen plataformas y servicios electrónicos menos desarrollados, lo que les agregará desafíos durante y después de la crisis”.

Pese a esto, la calificadora si considera que, los cambios en la interacción del consumidor con los bancos a consecuencia de la pandemia podrían resultar en ser más permanentes, promoviendo aumento de eficiencia debido a la cantidad menor de sucursales y empleados que se requerirán para operar.

«Ayudará a los bancos a reconstruir sus métricas de rentabilidad. Además de los aumentos de eficiencia y los aspectos positivos de la digitalización, el uso cada vez mayor de canales digitales también podría plantear desafíos y riesgos operativos y tecnológicos que deberán ser monitoreados de cerca por bancos y reguladores”, dijo.

De acuerdo con el Panorama de Inclusión Financiera 2020, elaborado por la CNBV, durante los primeros seis meses de este año dejaron de operar 940 sucursales de la banca comercial; mientras que poco más de 2 mil permanecieron cerradas de forma temporal a consecuencia de la emergencia sanitaria.

Bancos pequeños y de nicho, los más expuestos

En este sentido Fitch prevé que ante las mayores presiones de morosidad y capitalización sobre los bancos especializados enfocados en préstamos a pequeñas y medianas empresas (Pymes) o con modelos de negocios concentrados en los segmentos de consumo y microfinanzas dirigidos a poblaciones de ingresos bajos y autónomos tienen un mayor riesgo de exposición ante las condiciones generales de la economía.

Fitch espera que estos bancos enfrenten inicialmente presiones de calidad de activos y riesgos de liquidez más severos por flujos de efectivo más reducidos que los bancos más grandes con modelos de negocios más diversificados.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta