La ausencia de un paquete de estímulo fiscal por parte del gobierno para impulsar a la economía, así como la caída en créditos y la depreciación del peso frente al dólar, colocará al mercado automotor mexicano en cerca de 940 mil unidades para este año, con una caída cercana al 30 por ciento, comparado con el año pasado, estimó Guido Vildozo, director de pronóstico de ventas en América de la consultora IHS Markit.

Las ventas de autos nuevos en México para este año se ubicarían en un nivel inferior a las 940 mil unidades, comparado con el millón 317 mil vehículos que se comercializaron en 2019 y para el 2021 las ventas se ubicarían en un millón 30 mil unidades, estimó el especialista en su participación en el Foro Automotor organizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Tras el impacto en ventas de autos ante confinamiento por la pandemia de covid-19 registrado en abril, señaló que se observa una recuperación lenta en el mercado mexicano, aunque destacó riesgos en el ámbito político, en la inversión directa y el desarrollo de trabajos formales.

Es probable que el mercado automotor se comience a estabilizar, pero se mantendrá sin crecimiento, por dos razones, la primera es la depreciación del tipo de cambio, (el precio del dólar frente al peso está entre 15 y 20 por ciento, por encima del estimado a principios de año) y la segunda razón es “porque el crédito está super barato en mayor parte de los países, pero no en México” comentó.

“El sector bancario está a la defensiva y algunos estos elementos nos van a pesar, porque el crédito es un canal importante de ventas”, se estima que a través del financiamiento se comercializan 6 de cada 10 vehículos en México, de acuerdo con cifras de AMDA.

La falta de estímulos para incentivar a la economía por parte del gobierno federal “le pesa” a México, pues se estima que podría caer su economía en dos dígitos; comparado con Brasil, que tras la aplicación de incentivos fiscales cercanos al 20 por ciento del PIB, le permite que su economía se vaya a contraer sólo un 7 por ciento este año, que sino hubiera estado ahí la contracción sería más fuerte.

Frente a este escenario a México le ayuda el comportamiento de mayor demanda en Estados Unidos para que el sector privado se desarrolle de una mejor manera, pero si no hubiera sido por ello, el escenario sería más complicado ante la falta del estímulo fiscal.

“Es duro entenderlo para México porque si vemos el IGAE la caída (de la economía) no fue tan robusta como lo que hemos visto en otros países de la región, el cierre fue más corto, no se hizo una cuarentena radical como se hizo en otros países. Eso debía verse reflejado en el PIB, pero tenemos ese impacto a causa de la ausencia de una política fiscal”.

Guillermo Rosales, director general adjunto de AMDA, señaló que la expectativa de ventas es de 945 mil unidades al cierre del 2020.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta