En el INE dejaron claro que esta noche entregarán el registro de partidos políticos a Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México no por convicción sino obligados por una sentencia del Tribunal Electoral que “pesará en la conciencia de los magistrados”, mientras que Ciro Murayama exhibió que muchas irregularidades han quedado sin sanción por decisión de la Sala Superior.

Al inicio de la sesión del Consejo General del INE en la que habrán de acatar las sentencias del TEPJF para entregar registros a estas dos organizaciones, aprovecharon para dejar claro que no están de acuerdo con esta decisión de las y los magistrados.

El más duro en su posicionamiento fue el consejero Ciro Murayama al dejar claro que se les da la bienvenida a los nuevos partidos “sin emoción, con frialdad y con imparcialidad, no encontrarán aquí dados cargados ni puertas cerradas, habrá, diálogo, transparencia, objetividad, imparcialidad” pero destacó que no está de acuerdo en esta decisión.

“Hoy no votamos por convicción personal, ese voto lo emitimos el 4 de septiembre, hoy votamos obligados por el diseño legal, hoy votamos no con base en la convicción del análisis que nos toca como autoridad administrativa, votamos para dar el registro a dos partidos porque así lo ordena el Tribunal, este es un voto que no pesa sobre nuestra conciencia sino es un voto que nos obligó la conciencia de los magistrados, sabemos que son inacatables y las acataremos una y otra vez, jurídicamente son incontrovertibles”.

Además exhibió que han sido varios los casos en los que el INE encuentra irregularidades y se quedan sin sanción por decisión del Tribunal Electoral.

“Sean los donativos de Duarte en Chihuahua a su partido reteniendo recursos de los trabajadores del Estado, sea el caso Asismex vinculado a las empresas fantasma en Veracruz, sea el rebaste de gasto de campaña por publicidad en redes sociales no reportados, sean fideicomisos para apoyo a damnificados y sea ahora el gasto sin facturas y sin elementos financieros detrás, ahí hay un problema estructural de la democracia mexicana, una autoridad administrativa que tiene la encomienda de fiscalizar y cada que encuentra hallazgos relevantes estos hallazgos desaparecen a golpes de sentencia pero los hechos ahí siguen y las omisiones no son subsanadas, pero acatamos”.

El consejero presidente Ciro Murayama se limitó a agregar que su postura y convicción sobre la solicitud de registro fue expresado desde el 4 de septiembre cuando votó en contra, “sin embargo, ante una sentencia del Tribunal Electoral estoy obligado en el criterio y convicción profunda de siempre salvaguardar el Estado de derecho constitucional de votar a favor”.

A la misma postura se sumaron las consejeras Claudia Zavala, Dania Ravel y el consejero Martín Faz, mientras que la consejera Norma de la Cruz criticó una aparente falta de trabajo de las áreas técnicas lo que fue replicado por el Consejo al explicarle que se trata de “interpretaciones de criterios considerados en el mundo del derecho” y no por incapacidades o falta de trabajo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta