Ricardo Anaya, ex candidato presidencial del PAN, aseguró que a reserva de que se comprueben las acusaciones contra Genaro García Luna y Salvador Cienfuegos, “estos casos nos permiten entender el tamaño del problema que tenemos enfrente”.

Arremetió contra la estrategia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, al asegurar que repetir “abrazos y no balazos” significa “no entender nada porque es una ocurrencia tras otra y la violencia está cada vez peor”.

El panista aseguró que ante a la realidad de la inseguridad en el país, “está muy claro el fracaso de la militarización iniciada en el sexenio de Felipe Calderón, continuada con Peña Nieto e increíblemente profundizada con López Obrador”.

Por ello, acusó que en el actual gobierno “también está claro que los abrazos, la claudicación, las ocurrencias y la frasecitas del Presidente no llevan a ninguna parte”.

Anaya Cortés indicó en su video semanal, donde narra otro capítulo de su libroreferente al narcotráfico, que “resolver el problema es complicado y lleva tiempo, pero que nadie se equivoque, no nos podemos resignar a vivir con estos niveles de violencia. Con la estrategia correcta sí es posible recuperar la paz, te lo aseguro”.

«Narcotráfico, causa principal de violencia»

Sostuvo que el problema del narcotráfico en el país es una de las causas de violencia y “si queremos resolver el problema de la violencia, necesariamente tenemos que entender el problema del narcotráfico. Porque no toda, pero sí más de la mitad de la violencia de asesinatos que está desgarrando a México, está directamente relacionada con organizaciones criminales cuyo principal ingreso proviene del tráfico de drogas”.

Se refirió al surgimiento de los principales cárteles mexicanos y los escandalosos márgenes de ganancia del tráfico de cocaína que llegan al 36 mil por ciento, a lo que apuntó que “hay una historia que se ha repetido una y otra vez”, y tiene que ver con que se captura a la cabeza de un cártel, y lo único que se logra es que las organizaciones se fragmenten y la violencia se eleve, “porque, tristemente, mientras haya demanda alguien se va a encargar de la venta”.

El panista se refirió al análisis del especialista Eduardo Guerrero, quien sostuvo que para 2007 las principales organizaciones eran seis: el cártel de Sinaloa, el de Juárez, el de Tijuana, el del Golfo, La Empresa y el del Milenio; “actualmente hay unos 230 grupos del crimen organizado en el país”.

Consideró que los pleitos internos, las disputas entre cárteles, “pero señaladamente la política consistente en arrestar solo al líder de la organización”, en buena medida “explican la fragmentación y multiplicación de los cárteles”. Y añadió que “el mapa es cada vez más complejo” y que “la violencia no ha disminuido”.

Además, agregó que las organizaciones han diversificado sus actividades, cuando se adueñan de una plaza “empiezan a extorsionar a los comercios, exigiendo una cuota; secuestran, controlan el robo de combustible y muchas otras actividades delictivas”. Frente a esta realidad, “está claro que seguir con más de lo mismo no es opción”.

Por ello, propuso que es fundamental fortalecer a las policías, a las instituciones de procuración de justicia y de readaptación social; además, combatir de forma efectiva la penetración de las estructuras de gobierno y de seguridad” por parte del crimen, así como mejorar las capacidades de inteligencia e investigación.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta