La ausencia total de lluvias en Zacatecas durante todo septiembre hará caer las cosechas de frijol en la entidad, que es la primera productora nacional de la leguminosa, informó José María Llamas Caballero, delegado de la Secretaría de Agricultura federal.

Dijo que la reducción de los cultivos será de 30 a 40 por ciento de lo que estimaban levantar los campesinos zacatecanos en el cicloagrícola de temporal primavera-verano 2020.

En entrevista, Llamas Caballero expuso que esperaban recoger casi 300 mil toneladas de grano, pero por la falta de precipitaciones se obtendrán alrededor de 200 mil.

No obstante, José María Llamas se mostró optimista ante la caída en los rendimientos totales de la producción frijolera. Argumentó que los labriegos podrán vender su leguminosa a buen precio.

Para ello, el funcionario pidió a los agricultores locales cosechar y guardar su grano en bodegas, no venderlo a bajo precio a intermediarios, y buscar colocarlo a no menos de mil 450 pesos por tonelada.

Sin embargo, hay quienes calculan que la caída en las cosechas será mayor. En entrevista aparte, Lorenzo Jiménez Almanza, líder de los productores de frijol de Colonia Progreso, comunidad del municipio de Sombrerete, afirmó que sólo en la región noreste de Zacatecas –la zona frijolera–, donde se preveía obtener 250 mil toneladas de la leguminosa, no conseguirán más de 125 mil, la mitad de lo originalmente anticipado. Las lluvias estuvieron muy irregulares. Primero llegó el agua, cuando comenzamos a sembrar, y luego se detuvo totalmente. Hace dos o tres semanas debió haber llovido de nuevo para que se llenara el grano en la vaina; no fue así y no se espera la cosecha que habíamos pronosticado, comentó.

Incosteable, el costo de $1,450 por tonelada

En este escenario, dijo Jiménez Almanza, preocupa a los labradores que ninguna autoridad del sector agropecuario, estatal o federal, se ha pronunciado sobre el precio del grano del reciente ciclo agrícola y persiste el del año pasado, de mil 450 pesos por tonelada, importe que consideró incosteable para los campesinos.

Va a ser una producción muy regionalizada, porque hay zonas de Zacatecas donde la sequía fue más acentuada, señaló.

Refirió que se sabe que las otras dos entidades productoras de frijol, Durango y Chihuahua, segundo y tercer lugar del país en cuanto a siembra, respectivamente, esperan incluso ganancias más bajas.

Chihuahua no trae cosecha y Durango tiene muy poquita, ya lo estuvimos checando con los compañeros productores que tenemos en esos estados, aseguró.

Aunado al problema de la ausencia de lluvias en esas tres entidades, para los agricultores que sembraron tarde, cuyos cultivos aún están en fase temprana de maduración, se presentó otra dificultad climática: Ya nos pegaron las primeras heladas, el frío llegó y ya le afectó eso a los compañeros productores de las partes más altas de toda la zona frijolera de Zacatecas. Se fue la cosecha para abajo, aseveró Jiménez Almanza.

En ese contexto, calculó, el precio de la leguminosa tiene que oscilar entre mil 950 y 2 mil pesos la tonelada, porque de otra forma vamos a seguir hundidos en el hoyo. El cambio climático nos está afectando y requerimos un apoyo del gobierno, que ya nos ponga atención.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta