Nuevas observaciones, desde el telescopio “Search and CharacterIsatioN of Transiting EXoplanets (SAINT-EX) ubicado en San Pedro Mártir, Baja California, detectaron dos exoplanetas nuevos: TOI-1266b, un objeto astronómico gaseoso y TOI-1266c de conformidad rocosa.

La investigación conformada por científicos de Suiza, Reino Unido, Bélgica y México, se percataron de que los exoplanetas, llamados así por que se encuentra fuera del Sistema Solar, orbitaban alrededor de TOI-1266, una estrella enana roja brillante.

Diferenciar uno de otro les fue sencillo, expresó la investigadora del Instituto de Astronomía (IA), Yilen Gómez Maqueo Chew, porque sus tamaños varían, ya que TOI-1266b tiene una magnitud menor a la de Neptuno, mientras que TOI-1266c es rocoso y más grande que la Tierra.

El trabajo, publicado en “Astronomy and Astrophysics”, contó con la participaron 15 académicos del IA de la UNAM, en el que utilizaron el método de tránsito, el cual consiste en medir la disminución de luz que presentan las estrellas, pues esto significa que un planeta pasó frente al disco de los esferoides: “Eso nos indica que hay un exoplaneta”, explicó la astrónoma.

Entre los exoplanetas que se detectan con mayor frecuencia, se encuentran “tanto sub Neptunos como Super Tierras abundan en nuestra galaxia, pero no hay en el sistema solar”, detalló la astrónoma, “si nosotros pensamos en el tamaño de nuestra galaxia estos exoplanetas están cerca, pues la estrella TOI-1266 está en nuestro vecindario solar. Pero si lo pensamos en escalas de la humanidad, de si podemos enviar una sonda allá, entonces está lejísimos”, agregó.

Ambos forman parte de los dos tipos de exoplanetas existentes, los cuales son clasificados en conformación de su magnitud: los pequeños son aquellos que son 1.3 veces el tamaño de la Tierra y de composición rocosa; y los de mayor tamaño, aproximadamente 2.4 veces el tamaño de nuestro planeta y con grandes atmósferas de hidrógeno y helio.

Este hallazgo, de acuerdo al director del IA, Jesús González González, fue posible gracias al uso del instrumento robótico situado en el Observatorio Astronómico Nacional (OAN), “SAINT-EX”, ya que este es el único telescopio, ubicado en el territorio mexicano dedicado a la búsqueda y caracterización de planetas fuera del sistema solar.

Observación remota

El “SAINT-EX”, nombrado así en honor al aviador y escritor de la obra “El principito”, Antoine de Saint-Exupery, es un instrumento óptico con un metro de diámetro en su espejo principal, es robótico y remoto: “Esto significa que no tiene que haber una persona en el sitio para hacer las observaciones”, expuso Gómez Maqueo, instalado en diciembre de 2018 en el OAN, que comenzó sus actividades un año después.

“El telescopio (…) observa durante toda la noche lo que se le indicó. Por la mañana termina, cierra y se guarda. Los astrónomos recibimos los datos y realizamos la interpretación de manera remota desde nuestra computadora”, explicó en un comunicado de la máxima casa de estudios.

Ante la colaboración internacional astronómica, Fernando Espinosa, representante de la embajada de México en Suiza, celebró que el hallazgo de este sistema sucediera en el 75 aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal
Compartir

Dejar respuesta