presidente de la FIL Guadalajara recibe premio

 de Comunicación y Humanidades 2020

CIUDAD DE MÉXICO.

«Los libros y, en general, la letra impresa se alimentan de la libertad y, a la vez, la amplían”, afirmó ayer Raúl Padilla López, presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, en su discurso de recepción del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2020, en el que defendió el derecho a escribir y a publicar sin restricciones.

«La modernidad política apareció con la libertad de imprenta, con el derecho a escribir y publicar sin restricciones. Defendamos este valor fundamental, con más razón frente a los gobiernos populistas que hoy amenazan nuestra herencia liberal y ponen en riesgo la democracia”, comentó a través de un video que se proyectó en el Salón Covadonga del hotel La Reconquista, en Oviedo (España).

En una ceremonia emotiva, que rindió homenaje a los muertos por el covid-19 en el mundo, presidida por el rey de España Felipe VI, el promotor cultural mexicano, quien no pudo asistir debido a las restricciones por la emergencia sanitaria, recordó que este galardón fue creado para honrar valores universales.

«El libro, las letras, la lectura, lo son en muchos sentidos. Recordemos que de ellos surgió un movimiento de ideas que, al apostar por la razón, la libertad y la tolerancia, creó las instituciones que aún nos rigen y gracias a las cuales podremos superar la crisis que hoy vivimos”, agregó.

El licenciado en Historia explicó que el mayor encuentro editorial en español es una empresa cultural pública creada y sostenida por la Universidad de Guadalajara. “Esta fórmula parece un error para quienes desean que la suerte del libro se deje entera en manos del mercado, pero también para los gobiernos que creen que la cultura es prescindible y que los libros, la ciencia y la educación deben sacrificarse por otros ideales”.

El rey de España, Felipe VI.

El exrector de la UdeG subrayó que “nuestra feria ha querido mostrar, por el contrario, que la cultura es una inversión, nunca un gasto, y que el desarrollo es ilusorio si descuida el capital humano y cultural”.

Raúl Padilla dijo que le alegra compartir este premio con el Hay Festival of Literature & Arts, “un querido aliado en la tarea de promover el libro y la literatura”.

Por el Hay Festival recibieron el galardón Cristina Fuentes La Roche, su directora internacional, y Sheila Cremaschi, timonel del encuentro en Segovia. En rueda de prensa previa, la primera dedicó este reconocimiento a “todos nuestros aliados, lectores, escritores y al gran equipo del Hay alrededor del mundo.

«En este año, nunca ha parecido más importante tratar de entender nuestras crisis y oportunidades, encontrar nuevas maneras de conectar a la gente, y fomentar un sentido de renovación y esperanza”, señaló.

Sólo cinco de los ocho premiados pudieron estar presentes en la edición 40 de los Princesa de Asturias, en la que se reconoció además a la poeta canadiense Anne Carson, en la categoría de Letras; a los compositores Ennio Morricone y John Williams, en Artes; a Dani Rodrik, en Ciencias Sociales; a Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès, en Investigación Científica y Técnica; a los sanitarios españoles en primera línea contra el covid-19, en Concordia; a Gavi, the Vaccine Alliance, en Cooperación Internacional, y a Carlos Sainz, en Deportes.

Raúl Padilla, presidente FIL Guadalajara
LA GRATITUD

La poeta Anne Carson, quien también envió un video, narró que, cuando cruzó España a pie en 1983, desde los Pirineos franceses hasta Santiago de Compostela, notó una cosa acerca de los españoles, que no eran de sonrisa fácil. “El español es un rostro severo. Una sonrisa española es difícil de ganar. Por eso es de especial importancia para mí que hayan elegido sonreírme con este premio”.

La escritora evocó la palabra gratitud. “La gracia es siempre recíproca, va y viene entre el que da y el que recibe, igual que la luz o el sonido. Va y viene entre el creador de una obra de arte y su audiencia, ninguno podría existir sin el otro. Hemos comenzado una nueva relación de gracia”, dijo.

El compositor John Williams, quien tampoco estuvo presente, expresó a la distancia que “poder dedicar toda la vida a escribir música es un gran privilegio. Y el hecho de que mi música pueda ser apreciada en otras partes del mundo es algo aún más grande”.

Lamentó la muerte de su amigo Morricone y recordó que “el mundo ama su música icónica, poderosa y enérgica. Tenemos su espíritu y su música, que nos acompañará siempre”.

En su discurso de clausura, Felipe VI se refirió a la FIL Guadalajara y al Hay Festival. “Ambos protegen y promocionan la literatura, ayudando así a que ésta ocupe un lugar destacado en la vida cultural del mundo. El poder de la palabra escrita, la indudable influencia que los libros y la literatura tienen en la formación cultural y el necesario apoyo que los escritores de todo el mundo encuentran gracias a la FIL, son sólo algunas de sus virtudes.

«Está, además, la visión firme y sostenida en el tiempo y con creciente prestigio de una forma de cultura, en la que la literatura, los escritores, los editores y los lectores conforman un todo fundamental y básico. Son expresión de la trascendencia que tiene el intercambio cultural, el diálogo entre culturas”, aseguró.

Y sobre Carson, el Rey de España subrayó la magia, la hondura y la belleza de su obra, “que se abre al mundo para tratar de explicarlo desde el sentimiento, la emoción y la pasión”.

Los premios están dotados con una escultura, reproducción de un diseño del pintor Joan Miró, la insignia de la Fundación Princesa de Asturias, un diploma y un bono económico de 50 mil euros.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta