La pobreza sigue causando estragos, sobre todo, a los indígenas. En Tehuacán, personal de una agencia funeraria llegó a una humilde vivienda para recoger el ataúd en donde velaban a un joven originario de Huautla de Jiménez, cuyos familiares no habían completado el recurso para poder pagar el féretro. Los “muerteros” dejaron en el piso el cuerpo inerte y se llevaron la caja.

Fuerte indignación generó el actuar de una funeraria que por falta de pago envío a empleados a recoger el ataúd en el que se velaba a un joven de 19 años de edad, de escaso recursos, y que murió de causas naturales.

La familia no pudo a completar el costo de un ataúd, por lo que personal llegó a la casa del occiso y se lo llevó dejando en el piso el cuerpo.

Este lamentable hecho se registró durante la noche de este miércoles, cuando através de las redes sociales los familiares solicitaron el apoyo de la ciudadanía para hacer una donación económica y poder a completar los tres mil 500 pesos, que tenía el costo de todo el servicio funerario con la empresa El Ángel, a la cual solamente se le dio una aportación de mil 900 pesos.

Al lugar arribaron algunas autoridades de juntas auxiliares, así como asistentes de la actual administración municipal, en donde se acordó realizar el pago del servicio funerario y además otorgarle un espacio en el panteón municipal, pese a que esta familia es originaria de Huautla de Jiménez, Oaxaca.

Esta familia también fue víctima de personas que, aprovechándose de la situación, y de que hablan poco el español, difundieron a través de las redes sociales números de cuentas bancarias para recibir donaciones, cuyo dinero nunca llegó a sus manos.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de Puebla 

 

Compartir

Dejar respuesta