Tras la captura del ex secretario de la Defensa de Enrique Peña Nieto, Salvador Cienfuegos, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que cualquier funcionario que se encuentre involucrado en este caso será suspendido, pues “no se va a encubrir a nadie”.

Durante la conferencia mañanera, el mandatario agradeció a la población por permitir la “renovación tajante de la vida pública”, por lo que ahora le corresponde a su gobierno limpiar y purificar la política en el país.

“Quiero decir que como en el caso de García Luna, todos los que resulten involucrados en este otro asunto del general Cienfuegos, que estén actuando en el gobierno, en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados y si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes, no vamos nosotros a encubrir a nadie, ya pasó ese tiempo”, dijo.

Del mismo modo, López Obrador refrendó su confianza en las Fuerzas Armadas de México, al mismo tiempo que lamentó la detención de Cienfuegos, pues representa el proceso de “degradación” del régimen pasado.

Ayer, el general Salvador Cienfuegos Zepeda fue detenido por la Administración Antidrogas de Estados Unidos (DEA) en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, California. Cienfuegos fue secretario de la Defensa Nacional durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y ahora enfrenta cargos por delincuencia organizada, lavado de dinero, transporte de drogas y narcotráfico.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta