Estados Unidos, la nación más afectada por la pandemia en números totales, superó este viernes los 8 millones de contagios de covid-19 y cuenta ya con más de 218 mil fallecidos.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, es el país del mundo con más infectados, seguido por la India, con 7.37 millones ; Brasil, con 5.17 millones; Rusia con 1.36 millones, Argentina con 949 mil 063; y Colombia con 936 mil 982.

Estados Unidos también es la nación con un mayor número de decesos por delante de Brasil, con 152 mil 460; India con 112 mil 161; México con 85 mil 285; el Reino Unido con 43 mil 519; Italia con 36 mil 427; España, con 33 mil 777; y Perú con 33 mil 577.

Dentro de Estados Unidos, el estado con un mayor número de casos detectados es California, que suma 868 mil 755, seguido por Texas con 837 mil 691, Florida con 748 mil 437 y Nueva York, con 479 mil 400. Por fallecimientos, Nueva York es el que registra la mayor cifra de muertos, con 33 mil 337, aunque ya no es el estado con un mayor número de contagios.

Estados Unidos, esperanzado con la vacuna

Dos empresas estadunidenses esperan solicitar la aprobación de emergencia para sus vacunas contra el covid-19 a fines de noviembre, una buena noticia para el país en un momento en que atraviesa un nuevo repunte de casos.

Pfizer indicó el viernes que espera dar un paso adelante con su vacuna después de que estén disponibles datos sobre su seguridad en la tercera semana de noviembre, un par de semanas después de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El anuncio significa que Estados Unidos podría tener dos vacunas listas para fin de año, al sumarse la de la firma de biotecnología Moderna de Massachusetts, que apunta al 25 de noviembre para solicitar su autorización.

«Asumiendo datos positivos, Pfizer solicitará el uso de autorización de emergencia en Estados Unidos poco después de que se logre el hito de seguridad en la tercera semana de noviembre», dijo el presidente y director ejecutivo de la compañía, Albert Bourla, en una carta abierta.

Pero los expertos advierten que, incluso cuando se aprueben las vacunas, pasarán varios meses hasta que estén ampliamente disponibles. En cualquier caso, es poco probable que sean un buen sustituto del uso de cubrebocas, el distanciamiento social y otros comportamientos recomendados para frenar la transmisión, dado que hasta el momento se desconoce qué tan efectivas serán.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta