Un conato de bronca se registró esta mañana cuando inspectores municipales apoyados por la policía, pretendían retirar los productos que colocaron un grupo de triquis en el Zócalo, tras haber retirados sus puestos frente al portal de Flores la madrugada de este jueves.

Los inspectores les indicaron que no tenían nada en contra de su plantón, pero no tenían autorización para colocar puestos en este lugar, por lo que deberían retirar la vendimia.

Sin embargo, las manifestantes argumentaron no tener a donde ir, además de no tener otra forma de obtener sustento, por lo que se quedarían en este sitio.

Después de unos 15 minutos, los inspectores avanzaron rápidamente y retiraron algunos de los puestos que tenían sobre el piso, lo que provocó un conato de bronca que fue rápidamente controlado, mientras que las tiquis se quedaron gritando consignas y argumentando represión.

 

TDG/WLT
Compartir

Dejar respuesta